Todos queremos un país con

Seguridad, educación, empleo, salud
y crecimiento económico.

Reunion Regional Chihuahua

Chihuahua, Chih. a 10 de Marzo de 2006.


Boletín Informativo

En el marco del sexto encuentro regional del Plan de Extensión Nacional e Inclusión Ciudadana del Acuerdo de Chapultepec, que se efectuó en esta ciudad, el empresario Carlos Slim Helú afirmó que sin duda sería un gran logro nacional el que pudiéramos ponernos de acuerdo en nuestros objetivos para alcanzar las metas de desarrollo que requiere el país.

“El primer objetivo del Acuerdo de Chapultepec es promover la concordia, la cultura del acuerdo dentro de la pluralidad de nuestro país, respetando y aceptando la diversidad de ideas y de intereses”, añadió.

Por su parte, el gobernador de Chihuahua, José Reyes Baeza Terrazas, dijo que “no dudamos en sumarnos a esta iniciativa encaminada a fortalecer la unidad nacional en torno al desarrollo del país, la inversión y, por supuesto, el empleo, así como al fortalecimiento del Estado de Derecho y de las Instituciones”.

En tanto, Heladio Ramírez López, integrante de la Comisión de Información y Seguimiento del Acuerdo, comentó que éste “obliga a impulsar políticas de Estado, de mediano y largo plazos, bien definidas e instrumentadas, para apoyar el esfuerzo nacional. Necesitamos introducir profundas modificaciones al actual modelo económico y diseñar políticas apropiadas que incluyan en el proceso de crecimiento sobre todo la dinámica de la distribución”.

Por su parte, el gobernador de Baja California, Eugenio Elorduy Walter, señaló que “nuestra nación requiere urgentemente de proyectos de largo alcance, proyectos de alto impacto que promuevan ante todo un cambio de mentalidad que nos permita aprovechar nuestro pasado histórico, para conjugarlo con las potencialidades actuales y aquellas que queremos construir para el futuro, para lograr juntos el bien común de todas las familias y comunidades de México”.

Humberto Moreira Alvés, gobernador de Coahuila, refirió que su administración “se suma al Acuerdo porque ve la solvencia moral de quienes lo impulsan, porque nos queda claro que el único interés que mueve al Acuerdo es México, porque no tienen cabida en éste intereses electorales o electoreros”.

En tanto, Ismael Alfredo Hernández Deras, gobernador de Durango, refirió que “es urgente que construyamos los acuerdos políticos que den viabilidad a las reformas estructurales que requiere el país, de otro modo, los altos precios de la energía, la rigidez del mercado laboral y la debilidad de las finanzas públicas seguirán representando un freno para el desarrollo de la Nación”.

Presentador:
Damas y caballeros, les agradecemos su presencia en esta ceremonia de la firma por el Estado de Chihuahua del Acuerdo Nacional para la Unidad, el Estado de Derecho, el Desarrollo, la Inversión y el Empleo, conocido como Acuerdo de Chapultepec.

Permítanme presentarles a las personalidades que nos acompañan en la mesa de honor. Quiero solicitarles que por el número de los integrantes guardemos nuestro aplauso hasta el final. Se encuentra con nosotros el Rector de la Universidad de Baja California, doctor Alejandro Mungaray Lagarda; asimismo, el Rector de la Universidad Autónoma de Coahuila, el ingeniero  Jesús Ochoa Galindo; consultor, representante de la sociedad del estado de Durango, licenciado Jorge Andrade Cansino; asimismo, el Presidente de la Fundación Ahomen 2020 de Sinaloa, el ingeniero Guillermo Velásquez Zazueta.

El Rector de la Universidad Autónoma de Chihuahua, contador público Raúl Chávez Espinosa; el Presidente de la Federación de Colegios de Abogados de Chihuahua, el licenciado Jorge Arturo Chávez Álvarez; el Rector de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, doctor Felipe Fornelli; el Senador de la República, el licenciado Jorge Doroteo Zapata.

Se encuentra con nosotros el empresario Federico Terrazas Torres, así como el empresario Carlos Murguía Larrizabal. Agradecemos la presencia del Diputado Federal Miguel Lucero Palma. Nos acompañan también esta mañana en esta mesa de honor, el Presidente Municipal de Juárez, el  señor Héctor Murguía Larrizabal representando a la Presidencia Municipal  de Chihuahua, se encuentra con nosotros la Secretaria de Obras del Ayuntamiento, licenciada Soledad Lunas Frescas; Secretario General de Gobierno, el licenciado Fernando Rodríguez Moreno; el Presidente del Honorable Congreso del Estado de Chihuahua, el licenciado José Luis Canales de la Vega; el Presidente del Supremo Tribunal de Justicia  del Estado de Chihuahua, Magistrado  José Chávez Aragón.

Queremos agradecer, asimismo, que nos acompañe esta mañana  el Comandante de la XI Región Militar, General de División, Diplomado de Estado Mayor, Roberto Miranda Sánchez, así como la presencia del Comandante de la V Zona Militar, General de Brigada,  Diplomado de Estado Mayor, Alfonso García Vega.

Contamos con la presencia de los gobernadores invitados, el Gobernador de Baja California, licenciado Eugenio Elorduy Walter; el Gobernador de Coahuila, profesor Humberto Moreira Valdés; el Gobernador de Durango, contador público Ismael Alfredo Hernández Deras; el Secretario General de Gobierno del Estado de Sinaloa, el licenciado  Rafael Oceguera Ramos.

Asimismo, en esta mesa de honor se encuentran los convocantes, todos ellos integrantes de la Comisión de Información y Seguimiento, en primer término, el Premio Nóbel de Química, Mario Molina; Víctor Flores, César de Anda, Epigmenio Ibarra, Fernando Solana, Heladio Ramírez López, Ignacio Cobos, José Luis Barraza, Miguel Rincón, Carlos Slim Helú, y por supuesto presidiendo esta ceremonia, el Gobernador del Estado de Chihuahua, licenciado José Reyes Baeza Terrazas.

En primer término escucharemos el mensaje del Gobernador del Estado de Chihuahua, hace uso  de la palabra el licenciado José Reyes Baeza Terrazas.

Discurso de José Reyes Baeza Terrazas, Gobernador del Estado de Chihuahua.

Buenos días distinguidos amigos, amigas que nos acompañan, en primer término agradezco la presencia de mis colegas gobernadores de los estados de Baja California, el licenciado  Eugenio Elorduy  Walter; también agradezco la presencia de mi amigo el Gobernador de Coahuila, el profesor Humberto Moreira Valdés; agradecemos la presencia del señor Gobernador de Durango, Ismael Alfredo Hernández Deras, y del señor  Secretario General del Gobierno de Sinaloa,  nuestro amigo Rafael Oceguera Ramos.

Agradezco la presencia del señor  ingeniero Carlos Slim Helú, quien es Presidente del Grupo Carso y promotor, impulsor de este importante proyecto, como lo son quienes  nos acompañan en torno a esta mesa y miles de mexicanos que se han ido sumando paulatinamente a este importante proyecto.

Agradezco la presencia de nuestro paisano José Luis Barraza, del Consejo Coordinador Empresarial; saludo la presencia de diputadas, diputados federales, locales, presidentes municipales que están presentes también esta mañana, y agradezco la participación entusiasta de todos ustedes, distinguidas damas, queridos amigos, representantes de diferentes sectores de la sociedad chihuahuense.

Muy amables, y con una expresión de gratitud a todas y a todos ustedes por su  colaboración, su confianza  y su participación en este trascendental evento.

México vive una coyuntura política decisiva, un momento muy importante para la definición de su futuro próximo, un momento fundamental que exige de todos nosotros una participación decidida y firme, una participación orientada a la construcción de una sociedad  más justa y democrática.

Es por ello que no dudamos en sumarnos a esta iniciativa encaminada a fortalecer la unión nacional en torno al desarrollo del país, la inversión y, por supuesto, el empleo, así como el fortalecimiento del Estado de Derecho y de las instituciones.

A nombre del gobierno de Chihuahua y de los chihuahuenses en general, es un honor darle la bienvenida a las personalidades que hoy nos acompañan. Sean bienvenidos a esta tierra de encuentro, a esta tierra rica en historia y tradiciones culturales.

En el Estado de Chihuahua contamos con un plan de desarrollo que se estructura a partir de cuatro ejes estratégicos, ejes que dan rumbo a cada una de las acciones de gobierno. Estos ejes son desarrollo social humano, desarrollo económico y regional, justicia y seguridad y, cultura y calidad educativa.

El objetivo final del plan estatal es lograr que la sociedad chihuahuense potencie su desarrollo regional con base a un ambiente democrático, incluyente, justo y equitativo, un ambiente en donde todas las expresiones e inquietudes de la sociedad tienen cabida.

Chihuahua, al igual que el resto del país, nos preocupa construir un país con más y mejores oportunidades, un país seguro del rumbo de su economía, con certidumbre en el actuar  de sus instituciones políticas y enfocado al bienestar de los ciudadanos.

El Acuerdo de Chapultepec, en ese sentido, representa una valiosa oportunidad de pensar y actuar en torno a grandes problemas nacionales, grandes problemas  como consolidar el Estado de Derecho, el desarrollo económico y el empleo y, por supuesto, la formación de capital humano.

En el marco de la aldea global  nuestra nación debe fortalecerse al interior con condición necesaria para competir en los mercados internacionales, para ello requerimos un gran esfuerzo, de una firme voluntad de alcanzar nuestros objetivos mediante el trabajo y el diálogo permanentes. 

Queridas amigas y amigos, hoy nos sentimos con gran entusiasmo dispuestos a sumarnos a este proyecto nacional, dispuestos a contribuir a la renovación nacional, les invitamos a aceptar esta responsabilidad histórica con valor y energía, para que podamos afrontar con éxito los retos que se nos presentan, hagamos que el espíritu de unidad del Acuerdo de Chapultepec sea el espíritu cotidiano de la vida de nuestra nación.

De nueva cuenta les expresamos una calurosa bienvenida, que realmente esta reunión, esta mesa de trabajo, reforma de la administración pública, cumpla  sobradamente  los objetivos y abunde de manera sustancial al objetivo primario, al espíritu que motivó la participación de un grupo de destacados mexicanos que decidieron tomar y asumir una actitud propositiva, de vanguardia que le abone al proyecto de nación que todos queremos entregarle y dar a las nuevas generaciones de mexicanos.

Qué bueno que esta convocatoria ciudadana haya tenido un extraordinario eco y respuesta de miles de hombres y mujeres en el país, que como ellos, pensamos, sentimos y estamos plenamente convencidos de la necesidad y la responsabilidad histórica, política y social de asumir con entereza, con probidad moral, con responsabilidad social, los retos, las responsabilidades que tenemos como generación de mexicanos, que nos ha tocado vivir el  cambio de siglo y el cambio de milenio.

Hay mucho que hacer, y estamos seguros que juntos los mexicanos habremos que construir con una gran claridad los objetivos prioritarios que debemos cumplir los siguientes años. Y lo importante ahora es que organizados y sumados en torno a un mismo esfuerzo, lo que se ha proyectado para el futuro de México en una década, lo podamos hacer en cinco años, para que vayamos dando pasos firmes, tranco largo y que eso realmente permita avanzar con prontitud  en la solución de los problemas torales, sustantivos, que aquejan, que preocupan, que angustian a la sociedad mexicana.

Nos da mucho gusto  en Chihuahua recibir a tan destacados amigos, empresarios, intelectuales, gente de la sociedad civil que se preocupa, y ahora y como siempre, se ocupan de sumar, de aportar, de opinar, de recomendar lo que es importante hacer en los siguientes años. 

Realmente nos da mucho gusto que en este espacio de reflexión, de diálogo, de debate, tengamos la oportunidad de aportar los estados aquí representados, una opinión responsable y respetuosa para que el producto final de estas mesas de diálogo sea un producto eficaz para el cumplimiento de los objetivos superiores  que motivan ésta y que han motivado todas estas reuniones de trabajo.

Bienvenidos a Chihuahua y habremos siempre de estar sumados con entusiasmo, entereza y valor, como lo dije antes, a la construcción del futuro de este país que tanto amamos,  enhorabuena.

Presentador: Muchas gracias, señor Gobernador, por sus palabras. Asumir la corresponsabilidad en el avance del país respetando la competencia del Estado para coordinar y conducir el esfuerzo de todos los mexicanos es el planteamiento del  Acuerdo de Chapultepec.

(Insert de video)

Presentador:
El tema a abordar en nuestro estado es Condiciones para una Reforma de la Administración Pública. A continuación hace uso de la palabra el Coordinador de esta mesa de trabajo, miembro de la Comisión de Información y Seguimiento del Acuerdo de Chapultepec, señor Heladio Ramírez López.

Discurso de Heladio Ramírez López, Integrante de la Comisión de Información y Seguimiento del Acuerdo de Chapultepec.

Apreciable amigo José Reyes Baeza, Gobernador del Estado de Chihuahua; respetados gobernadores de Coahuila y Durango, Humberto Moreira Valdés e Ismael Hernández Deras; compañero Rafael Oceguera, Secretario General de Gobierno del Estado de Sinaloa; amigos del norte del país, amigos de Chihuahua, señoras y señores.

Es un verdadero honor participar al lado del Premio Nobel de Química, Mario Molina, de Víctor Flores, Presidente del Congreso del Trabajo; de Ignacio Cobo, empresario; de Miguel Rincón, empresario; de César de Anda, empresario; de Epigmenio Ibarra, periodista; de Fernando Solana, Presidente del Fondo Mexicano para la Educación y el Desarrollo, y nuestro querido “Chacho” José Luis Barraza, Presidente del Consejo Coordinador Empresarial y, desde luego, del ingeniero Carlos Slim Helú, Presidente Vitalicio del Grupo Carso, está también don Eugenio Elorduy.

Es un honor participar, digo, como miembros que son los de la Comisión de Información y Seguimiento del Acuerdo de Chapultepec, espero interpretarlos al agradecer y entregar nuestro más amplio reconocimiento, las seguridades de nuestros muy gratos sentimientos, dirían los campesinos, al señor Gobernador de Chihuahua, José Reyes Baeza Terrazas, por haber propiciado este encuentro tan lleno de solidaridad y atención hacia una convocatoria que tiene que ver con el destino de nuestro país.

Gracias a todos por sumar su voluntad de decisión a esta iniciativa que es nuestra apuesta, nuestro culto a México. Permítanme recapitular brevemente las motivaciones de esta iniciativa.

El  29 de septiembre de 2005, en el Castillo de Chapultepec, diversas expresiones de la sociedad civil firmamos el Acuerdo Nacional para la Unidad, el Estado de Derecho, el Desarrollo, la Inversión y el Empleo. La CNC que me honro en presidir, suscribió los objetivos nacionales del Acuerdo con la conciencia de que el futuro de una nación no se construye en la comodidad del silencio, que nada más costoso para un país que caminar a la deriva.

La historia nos ha enseñado que no hay viento que sirva al país si no se sabe a qué puerto se marcha. Por eso estamos aquí con nuestra actitud clasista, convencidos de que es la gran oportunidad para participar en estos nuevos tiempos de la pluralidad, en un proyecto que persigue fines superiores para la nación.

Nos hemos dado cuenta de que sólo uniendo nuestras fuerzas, nuestro ánimo y nuestras razones, podremos defender el derecho a la vida y al desarrollo de nuestros pueblos, encarar estas difíciles y hasta dramáticas realidades sociales, y sentar las bases para lograr nuestra gran utopía, una patria de todos, más justa, más libre, más democrática, más soberana.

Los mexicanos y nuestro pueblo hemos dado muestras de nuestra voluntad para conquistar acuerdos amplios y detallados por generaciones. La Constitución de  1917 inspirada en la juarista de 1857, sobrevivencia centenaria de este dicho. Signo importante y verdadero el desafío, gestar los consensos para el acuerdo, lo trascendental y verdaderamente importante era  y es conducirlo.

Al ponerse al frente de este novedoso pacto social, la visión nacionalista, el espíritu creador y la imaginación fecunda de quienes tomaron la iniciativa de este  Acuerdo, se asegura gran parte de su éxito.

Los que firmamos esta convocatoria de elevados objetivos sociales sabemos que está en juego el destino del país. Esto no es una exageración, el rumbo de la construcción institucional del nuevo México requiere de comunes denominadores que enfaticen con lealtad qué somos y con qué visión queremos ser, qué queremos ser.

El Acuerdo y su Comisión de Información y Seguimiento no buscan protagonizar para enfrentar el poder, ni de asumir una actitud simplemente cuestionadora; lo que importa es no cruzarse de brazos ante acontecimientos que a veces rebasan el ámbito de las instituciones.

Lo que interesa es dar  cauce a las voces críticas y plurales que se multiplican pidiendo conducción clara a las dirigencias políticas y partidarias, impedir la ruptura del orden social; abrir puertas a las propuestas y a las iniciativas, provocar condiciones de posibilidad.

Aquí en Chihuahua, cuna de la Revolución y de una historia de actos heroicos que tienen que ver con esos valores profundos, la Comisión de Seguimiento ha llegado a esta intensa jornada nacional buscando nuevas aportaciones, repensando el país, recogiendo nuevas ideas.

Me corresponde aportar algunas reflexiones en el tema de la reforma de la administración pública; la entiendo como la reingeniería de un aparato estatal que resulte funcional, honesto y eficiente en la democracia. La reforma y la iniciativa es concomitante con la reforma del Estado, se condicionan recíprocamente, de su desarrollo depende el desempeño del sistema político.

De esa perspectiva, ¿qué cambios urge llevar a cabo en la administración pública federal?, cuando sabemos que ese es el punto en que la estructura del Estado toma contacto directo con la sociedad, con los derechos y deberes individuales y colectivos de los ciudadanos, lo mismo que con sus demandas y expectativas.

Es en sus ventanillas, oficinas y despachos donde se ejerce de manera real el poder del Estado en cada una de las muchas áreas en que se divide la gestión pública. Ahí, las leyes y las instituciones dejan de ser abstracciones y se concretan en este extenso y oblicuo aparato burocrático a través del cual los ciudadanos reciben el impacto de las ideologías de los gobernantes, de las políticas públicas y de las decisiones en las que expresando esas ideologías y a veces hasta el humor de las ocurrencias de los gobernantes, se marca el rumbo de los grandes asuntos nacionales o el drama de la vida ciudadana.

Desde la CNC concebimos la reforma administrativa como necesariamente  condicionada por la reforma fiscal, por la política de inversión pública, por la reducción del aparato burocrático y por una descentralización que atienda planificadamente con justicia el principio federalista.

Quiero enfatizar aquí que la reforma fiscal no es opcional, tenemos en ese terreno un rezago histórico muy grande que limita la transformación institucional del país, la historia demuestra que hay una relación directa entre ahorro social y fiscal y la distribución del ingreso, que esto se logra más a través de un gasto inteligente, honrado y consistente, pero lograrla requiere no sólo hacerla fluida en sus aspectos técnicos, con los necesarios equilibrios para no perjudicar más a quienes menos tienen, sino construirla a partir de la definición de un claro proyecto nacional, con la voluntad política del Estado y los consensos de todos los sectores productivos y sociales de la nación.

La claridad de intenciones, la transparencia en los diseños y la construcción de consensos son, en esta iniciativa crucial, la ruta hacia la reforma fiscal  indispensable, necesaria y que tanto urge a nuestro proceso de desarrollo. Parte de los problemas para su articulación residen en una falta de una política de inversión pública que explique para qué han de usarse los recursos, para quiénes y bajo qué criterios, por eso necesitamos una visión transexenal y no el capricho sexenal.

Por lo que represento, que somos a los campesinos de México, pienso que esa política de inversión debe contener una clara prioridad por  los pobres y que reconozca que el problema principal de las desigualdades sociales y la pobreza está precisamente en el campo.

La reforma administrativa debe considerar antes que nada la redefinición de las políticas públicas que deben ser más democráticas, menos onerosas y más eficientes, eso es de gran importancia para los ejidos y comunidades rurales del país, ya que el replanteamiento de su organización económica para mejorar sus relaciones con el mercado y las instituciones, requiere convertirlas en unidades más  productivas, vinculadas no sólo a la  actividad económica de la agricultura, la ganadería y la explotación de los bosques o los recursos naturales de las montañas, sino en un escenario más amplio, ligado a las actividades relacionadas con la transformación, los servicios, los talleres artesanales y la pequeña industria, el transporte, el turismo, la pesca, las minas y todas las que propicien nuevas y mayores oportunidades para enriquecer la vida social de los pueblos.

Todo ello, como lo dice el Acuerdo de Chapultepec, obliga al impulso de políticas de Estado de mediano y largo plazos bien definidas e instrumentadas para apoyar el esfuerzo nacional. Mi percepción va más allá; necesitamos introducir profundas modificaciones al actual modelo económico y diseñar políticas apropiadas que incluyan en el proceso de crecimiento, sobre todo, la dinámica de la distribución.

Décadas de asistencialismo han perturbado nuestro proceso de desarrollo, por eso un modelo económico que articule  la vanguardia exitosa y competitiva con la retaguardia atrapada en ciclos atávicos de olvido, es imperativo para avanzar a ser un México moderno.

Esta generación de mexicanos no puede permitirse la inmoralidad de tener a más de la mitad de nuestra población bajo la línea de pobreza. A los campesinos como los pueblos indígenas se les exalta con frecuencia, pero en la práctica las políticas públicas son insuficientes o equivocadas para que su situación se modifique.

La burocracia, paralizada por su propia normatividad, siempre comienza a algo que prácticamente nunca termina, una larga cadena de fracasos y derroche de recursos trenza la experiencia de la lucha contra la pobreza en nuestra geografía rural.

Por ejemplo, el programa de Solidaridad, luego Progresa y por último Oportunidades, son esfuerzos notables que impulsaron los gobiernos de las últimas décadas para combatir esa anomalía social que como una llaga sin remedio permanece aferrada en el cuerpo de los más vulnerables, y aunque se dieron varias experiencias, como el SAM, COPLAMAR cada sexenio presidencial se condecoró por su propio programa, que desafortunadamente fueron desapareciendo en los laberintos de los caprichos de las burocracias sexenales.

Por eso es fundamental para el desarrollo futuro de México, concebir e impulsar programas realistas y viables, contar con una administración pública eficiente, suficiente, caracterizada por su profesionalización, que garantice a los ciudadanos certidumbre y agilidad en la resolución de sus problemas.

La existencia de excesivas trabas, trámites, regulaciones, en suma, burocracia, genera ineficiencias para el desarrollo de cualquier país, impactando negativamente a las empresas y ciudadanos, al desalentar la integración productiva y la generación de empleos formales.

No podemos mantener obstáculos a la creación de empresas, a la generación de empleos y al impulso del desarrollo en el marco del respeto estricto a los derechos de los trabajadores.

Un país será más o menos democrático no sólo en función del regateo electoral, sino en la proporción con que se distribuyen los beneficios del desarrollo. La democracia está contrahecha cuando descansa en la concentración de capitales en medio de un mar de pobres.

Entre todos tenemos que decidir con responsabilidad cómo llevar adelante la convivencia entre democracia y mercado. Llevar adelante una reforma del Estado y una reforma de la administración pública es la respuesta a la desigualdad social y a la pobreza que hasta ahora ni los programas gubernamentales ni menos el mercado han logrado combatir de modo eficaz.

El Estado es un aparato público que pertenece a todos y recuperarlo a favor de los ciudadanos es una condición de tránsito hacia el futuro.

Queremos una agenda gubernamental, con reglas previsibles, que se cumplan, pero además, que las instituciones funcionen y los que pensamos que nada debe subordinar las aspiraciones de una sociedad civil, ayer silenciosa, hoy activa; queremos certidumbre en el futuro, estamos decididos a avanzar en esa dirección, por eso hemos suscrito el Acuerdo de Chapultepec. Muchas gracias.

Presentador:
Agradecemos la intervención del señor Heladio Ramírez López.

Esta mañana la sociedad chihuahuense se encuentra presente representada por magistrados, jueces, diputados federales y locales, propietarios y directivos de medios de información, intelectuales, dirigentes sindicales, integrantes de barras, colegios, así como de asociaciones  y organismos civiles, artistas, dirigentes y representantes de partidos políticos, así como dirigentes de cámaras empresariales y representantes de medios de información, consejeros del Instituto Chihuahuense de Transparencia y Acceso a la Información, funcionarios estatales, municipales y federales.

En primer término, hace uso de la palabra el Rector de la Universidad de Baja California, el doctor Alejandro Mungaray Lagarda.

Discurso del Rector de la Universidad de Baja California, doctor Alejandro Mungaray  Lagarda.

Señores gobernadores, distinguidos miembros de la sociedad civil, compañeros, directores y miembros del presidium, amables asistentes, señores de los medios.

Se ha dado por decir que no hay diferencias entre pueblos desarrollados y subdesarrollados, sino entre sociedades con proyecto y sin proyecto. Tal parece ser el caso que en nuestro país prevalece, pues una cultura tan rica como la mexicana, fuertemente arraigada a tradiciones de trabajo y de esfuerzo, y a valores morales que nos han dado una cohesión centenaria, no puede estar limitada por la falta de recursos, sino por condiciones y actitudes para organizarnos en torno a metas más grandes y sublimes como el bienestar y la equidad de oportunidades para alcanzarlo.

Mientras la globalización económica y política avanzan, el cambio cultural que va ocurriendo entre nosotros como sociedad nos enseña algo que nuestros padres y abuelos ya sabían, que aun en los países desarrollados y en los sectores modernos de países con tanto potencial como el nuestro, las oportunidades sólo se aprovechan en función de la educación y los valores.

De una buena educación de pueden obtener habilidades y competencias que les permitan a los jóvenes incorporarse exitosamente en el mundo del trabajo; sin embargo, no hay mayor orgullo para las familias o las escuelas que los hijos se forjen con los valores del trabajo, la honestidad y el respeto, para que se diga a todos los vientos que son los vivos ejemplos de sus mayores y de sus sacrificios para que fueran mejores.

Por ello la inversión en una educación de buena calidad, sostenida en valores de comportamiento y convivencia, es la única que puede garantizar, además de buenos resultados, mejores ciudadanos y un mejor país.

Las limitaciones que la globalización pudiera imponer a la actuación del Estado, en economías en desarrollo como la nuestra, abren un gran margen de acción a los que en nuestro país somos actores regionales.

Todas las cosas importantes que han ocurrido en México en los últimos años confirman la conseja popular de que no hay mayor obstáculo que el que uno mismo se imponga, ante las naturales dificultades y costos de emprender para convertir la educación en ideas, las ideas en proyectos, los proyectos en inversiones, las inversiones en empleos y éstos en desarrollo.

En el ámbito regional, donde la creatividad e innovación están teniendo lugar, la presencia de universidades reconocidas por la buena calidad de sus programas educativos y sus aportaciones a la economía del conocimiento, se convierte en un activo muy importante para la concurrencia de empresas y recursos humanos con talento, fortaleciendo la economía global y regional.

En Baja California, la creación de una política de desarrollo empresarial sustentada en las vocaciones regionales orientadas hacia mercados globales de alto valor agregado, ha permitido alinear el esfuerzo educativo de las instituciones de educación superior como elementos de un sistema local y regional de innovación, los cambios de sus vínculos desarrollan actividades orientadas a estimular el aprendizaje empresarial y el ingreso en el ámbito educativo, la incursión de nuevas formas de propiciar el aprendizaje y la capacidad emprendedora de los universitarios.

Este sensible proceso de mejora continua de los servicios de educación pública, que a todos los niveles ofrece el Estado en los diferentes niveles de gobierno, sin duda ha dado lugar a una creciente utilización de indicadores que permitan evaluar de manera permanente los resultados; una gestión novedosa de la función pública que no  ingrese al gasto corriente, requiere asumir gobiernos promotores, instituciones educativas responsables de sus compromisos y organismos confiables que permitan la evaluación imparcial y profesional de los resultados.

Las experiencias que en Baja California se han construido para que en la UABE se evalúe profesionalmente el esfuerzo que el gobierno estatal realiza en el ámbito de la educación básica, para albergar en su seno inversiones de alta tecnología promovidas por el Ejecutivo estatal que generan vinculación y empleo para los estudiantes y egresados, para albergar organismos empresariales locales que promuevan la creación de pequeñas empresas entre los estudiantes o para alinear las necesidades de investigación y servicio de las empresas locales con las capacidades universitarias, para proveer asistencia técnica a microempresas de base social en colonias marginadas a través de programas de servicio social o para crear crecientes espacios educativos en programas reconocidos por su buena calidad que generen los recursos humanos que impulsarán el desarrollo, dan idea de lo que la promoción gubernamental de una educación de buena calidad, puede reciprocar a la sociedad en general.

Que mejor forma de educar a las nuevas generaciones que construyendo diálogos y vinculaciones entre instituciones, empresas y familias para una educación integral de los jóvenes.

No tengo duda que más allá de cambios políticos, México necesita de jóvenes con actitud positiva y espíritu emprendedor, pues pese a todos los cambios que en las administraciones gubernamentales puedan ocurrir, las circunstancias de mucho mexicanos aún excluidos del bienestar sólo mejorarán si gracias a una educación de buena calidad, nuevas generaciones de jóvenes emprendedores se incorporan trabajando, apoyando y empujando a los gobiernos que la sociedad elige para tener un mejor país, un mejor estado, una mejor comunidad.

Amartya K. Sen, Premio Nobel de Economía, nos ha legado la enseñanza de que cada vez que los más pobres y marginados no generen preocupación ni motiven la capacidad de propuesta de la sociedad y los hombres y mujeres de negocios, estaremos frente a un problema de ética social que termina traduciéndose en más pobreza y marginación social, con los altos costos de inseguridad y violencia que todos como ciudadanos tarde o temprano terminamos por pagar.

Por ello es vital que en los jóvenes que salen a la vida con las armas del buen ejemplo familiar de sus casas y de una buena educación de las aulas universitarias, prevalezca una cultura de legalidad sustentada en los principios y valores fundamentales que armonizan las relaciones humanas, como la verdad, el respeto, la lealtad y la solidaridad.

Ello nos ayudará a construir la pregunta que a todos nos sale del corazón, sobre todo que ahora empezarán a hacer por su comunidad y sus familias, para agradecer y reciprocar la oportunidad que todos les hemos brindado.

En tan sólo 15 años, la preocupación social de nuestra economía cambió de los problemas de la inflación a los del empleo, pero también de las soluciones centrales a las regionales. Ante los tiempos que nos toca vivir, parece ocasión de poner a prueba los valores en que hemos crecido y con base en los cuales habremos de impulsar a las siguientes generaciones.

El trabajo docente debería constituir la esencia de las estrategias mundiales, nacionales y locales de progreso económico y social. Ser profesionistas o empresarios en negocios exitosos, ayer y siempre, requiere equilibrio entre las metas personales que se generan en la escuela y el trabajo, y los valores morales y sociales que se aprenden en la familia y en la comunidad.

Al final del día y de la vida, la obligación moral que perdura es la que permita dar vía a una nueva generación de mexicanos que retomen nuestros anhelos y los de nuestros padres de tener un México cada vez más digno y justo, donde todos podamos vivir y trabajar libremente, con armonía y en paz. Muchas gracias.

Presentador:
Agradecemos la participación del doctor Alejandro Mungaray Lagarda. A continuación hace uso de la palabra el Rector de la Universidad Autónoma de Coahuila, ingeniero Jesús Ochoa Galindo.

Presentador:
A continuación hace uso de la palabra el Gobernador del Estado de Baja California, el licenciado Eugenio Elorduy Walter.

Discurso de Eugenio Elorduy Walter, Gobernador del Estado de Baja California

Muy buenas tardes. Señor Gobernador José Reyes Baeza Terrazas, muchas gracias por tu anfitrionía, me da mucho gusto estar en esta bella tierra de Chihuahua en donde siempre nos da mucho gusto poder saludar a muchos amigos.

Señores gobernadores de Coahuila, Humberto Moreira; de Durango, Ismael Hernández; señor Rafael Oceguera, Secretario del Gobierno de Sinaloa en representación del Gobernador Jesús Aguilar; ingeniero Carlos Slim, promotor del Acuerdo Nacional para la Unidad, el Estado de Derecho el Desarrollo, la Inversión y el Empleo; señor José Luis Barraza, Presidente del Consejo Coordinador Empresarial; señor Heladio Ramírez, Coordinador de la Comisión de Reformas de la Administración Pública; señoras y señores integrantes del presidium y de la concurrencia aquí presentes, damas y caballeros.

Acudimos a este encuentro regional en seguimiento y cumplimiento del Acuerdo Nacional para la Unidad, sabiéndonos parte de este compromiso común que se signó el pasado 27 de septiembre del 2005 y que los gobernadores firmamos el 14 de noviembre del mismo año en la ciudad de Torreón, Coahuila.

Los bajacalifornianos, al igual que los habitantes de cada una de las entidades de la República, queremos que nuestra nación sea una realidad viva, queremos que nuestro país supere toda división e imparcialidades y que construyamos juntos, a través del diálogo, la tolerancia, el respeto y la búsqueda de consensos, acuerdos y proyectos concretos.

Un México mejor, una nación que continúe creando oportunidades, que asuma de manera mejor el reto de elevar las capacidades, vocaciones y talentos de cada una de las entidades federativas para lograr desarrollarlos de forma armónica y equitativa, con un alto sentido de justicia social y buscando consolidar bases firmes de certidumbre y competitividad.

Como país, sabemos que nuestro principal compromiso es generar conciencia de que todos formamos parte de esta gran nación, que estamos llamados a evolucionar en igualdad y con subsidiariedad. Estamos todos convocados a privilegiar la unidad y la corresponsabilidad, a ejercer y propiciar, a pesar de nuestras posibles diversidades o diferendos, entornos de acuerdo común, de proyectos validados por la experiencia, con su probada eficacia y por su beneficio social.

Tenemos que asumir que somos un país plural y diverso, pero eso es parte de nuestra riqueza, como que tendremos que encontrar los puntos de coincidencia a partir de los cuales podamos desarrollar las distintas vocaciones regionales y aprovechar la diversidad de recursos disponibles, especialmente los humanos, para orientarnos hacia un pleno desarrollo.

Por ello, el consenso social que aquí buscamos y que aquí mismo hemos logrado concretar, no implica de ninguna manera el olvido de diversidades legítimas, renuncia de posiciones personales ni limitación de libertades; el consenso es la convicción, es el camino para que el pluralismo se resuelva con unidad.

Para nosotros, la reforma de la administración pública lleva consigo la búsqueda para reencontrarnos con los fines, objetivos y propósitos del gobierno como instancia fundamental del servicio público. Nuestra nación requiere urgentemente de proyectos de largo alcance, proyectos de alto impacto, que promuevan ante todo un cambio de mentalidad, que nos permita aprovechar nuestro pasado histórico para conjugarlo con las potencialidades actuales y aquellas que queremos construir para el futuro, para lograr juntos el bien común de todas las familias y comunidades de México.

La  reforma administrativa se vincula con los anhelos y aspiraciones que afirman el sentido social y humanista de la propia función pública, los ciudadanos quieren ver gobiernos innovadores, instancias de servicio público que aprovechan de manera integral las bases de la modernidad y de la tecnología; quieren gobiernos con apertura para escuchar las demandas y propuestas sociales, con vocación de servicio para atender y resolver sus planteamientos y, más importante, con transparencia y rendimiento de cuentas, con voluntad para cumplirlo.

Tenemos la capacidad de generar nuevas ideas que se transformen en proyectos que involucren de manera activa a la sociedad, a los organismos que lo integran e incluso a todos los órdenes e instancias de gobierno.

En Baja California nos propusimos hacer de las políticas públicas motivos de acuerdo y de trabajo compartido.  Hemos logrado desarrollar programas efectivos y proyectos que nos están brindando beneficios y resultados importantes; trabajamos con los empresarios en una política de desarrollo empresarial, que es la primera en su tipo en el país y que nos ha permitido favorecer las vocaciones que tienen cada uno de estos municipios.

Esta política nos apoya para fortalecer nuestras oportunidades geográficas en la aplicación de programas de retención en materia de desarrollo económico y para atraer a nuevas empresas, tanto nacionales como extranjeras.

Esto ha coadyuvado para generar empleos calificados y bien remunerados, para producir oportunidades que propicien la existencia de cadenas productivas y, sobre todo, para ser la entidad que aporta el 11 por ciento de los empleos generados en el país.

Como región estamos desarrollando proyectos de alto y amplio impacto internacional; por ejemplo, el parque tecnológico Frontera del Silicio, que es un megaproyecto que albergará a fabricantes de semiconductores, entre otras industrias de alta tecnología. Este proyecto nos permitirá generar en el mediano plazo un total aproximado de 50 mil empleos, entre ingenieros técnicos y diseñadores, empleos de alto valor agregado.

El proyecto traerá beneficios para todo México y tendrá incluso una trascendencia binacional que nos permitirá adecuarnos a las necesidades de un entorno internacional de amplia competencia.

El gobierno debe ser democrático por origen, por su manera de ejercer el poder, solidario por vocación y humanista en sus fines. Por eso la reforma administrativa significa un compromiso claro y decidido con un gobierno más democrático, promotor de la descentralización, respetuoso de la ley, sujeto al interés común, comprometido con la sociedad y creador y fortalecedor de la institucionalidad en nuestro país.

Una sociedad como la nuestra necesita de una fuerza que la mantenga unida, que le permita modificar su forma de ser, una fuerza orientada hacia la justicia e impulsora hacia la libertad. Esa fuerza sólo puede provenir de un pacto federal equilibrado, equitativo, que responda a las necesidades que tenemos los mexicanos. Para el debido cumplimiento de esta misión, el gobierno debe reformarse a la luz del desarrollo de la sociedad y de la complejidad de las funciones públicas.

Es necesario, por tanto, como lo expresa el Acuerdo de Chapultepec, mejorar la eficiencia del Estado; en suma, avanzar en el perfeccionamiento de la organización y funcionamiento de las autoridades públicas y administrativas.

Es necesario que también México avance en el reto de lograr reformas de la administración pública, que incorporan en forma gradual pero creciente los principios del gobierno promotor y solidario; es indispensable que como directriz, el principal rector de la administración pública, el gobierno no haga lo que compete a la sociedad y el Estado Federal no realice lo que pueden hacer otros órdenes de gobierno, es decir, necesitamos un estado subsidiario.

Tenemos que transitar de un esquema de descentralización por convenios hacia un modelo de adecuación normativa que pase por la reforma legislativa correspondiente; debemos aprovechar de mejor manera los recursos e iniciativas regionales. Nuestro país es diverso en capacidades y experiencias por uso del desarrollo regional, es fundamental que para eso se consoliden las oportunidades que tiene México.

Creemos en la importancia y trascendencia del Acuerdo de Chapultepec, compartimos la necesidad de promover la unidad de esfuerzos hacia los objetivos propuestos, lo cual es imprescindible para nuestra nación.

Reconocemos en este esfuerzo el entusiasmo y el deseo que tenemos todos para afirmar que es posible desarrollar el país a partir de lo que nos une, porque indudablemente son más las cosas que nos unen que las que nos dividen.

Se puede abundar mucho sobre cada uno de los temas que integran el Acuerdo, en todos ellos hay asignaturas pendientes, tales como el federalismo, los aspectos fiscales y tributarios entre muchos más, que seguramente habrá tiempo y oportunidad para abordarlos, por lo que tal vez sea bueno proponernos realizar foros especializados con la asistencia de expertos para cada uno de ellos, de manera que podamos intercambiar conocimiento y experiencias que nos servirán a todos.

Por lo pronto, aprovecho esta oportunidad para referirme al tema educativo. La reforma de la administración pública debe comprender invariablemente el tema educativo, porque a través del esfuerzo en la formación de personas y ciudadanos es como se propicia una cultura de la corresponsabilidad social.

Tenemos el compromiso de lograr que México crezca en oportunidades educativas, avanzar en forma creciente y gradual en materia de equidad, cobertura y modernización educativa; tenemos el reto de promover una educación con valores.

En la medida en que la educación se asuma como un compromiso social es como la población del país podrá estar participando en la mejora del estado y en la reforma a las instituciones que lo integran.

Tenemos que aprovechar la gran experiencia, el prestigio y el desarrollo del conocimiento que fomentan nuestras universidades; buscar también ahí acuerdos que nos ayuden para analizar y proponer políticas públicas fortalecidas y adecuadas.

Hacemos un llamado a los legisladores federales y locales de hoy y de mañana para que salgan de sus esquinas ideológicas y caminen hacia el objetivo del bien común que está presente en este Acuerdo.

Tenemos todos el compromiso de propiciar una dinámica intensa que libere las fuerzas y capacidades sociales para que cada persona pueda encontrar en ellas las mejores oportunidades de crecimiento. Muchas gracias.

Presentador:
Agradecemos la participación del licenciado Eugenio Elorduy Walter. A continuación escucharemos el mensaje del Gobernador del Estado de Coahuila, profesor Humberto Moreira Valdés.

Discurso de Humberto Moreira Valdés, Gobernador del Estado de Coahuila.

Muy buenas tardes tengan todos ustedes, quiero en primer lugar agradecer a nuestro amigo, el Gobernador Reyes Baeza por su anfitrionía, y a todos ustedes por su participación en este encuentro. En nombre del Gobierno de Coahuila acudo a presentar nuestra adhesión, a sumarnos al Acuerdo de Chapultepec y a sumar nuestra voluntad, y a sumar también nuestra voluntad con nuestra modesta contribución para establecer el rumbo que debe tener la nación.

El gobierno de Coahuila por mi conducto se suma a este Acuerdo en primer lugar porque el grupo de mexicanos que lo impulsan elevan el interés superior de la nación a cualquier otro interés particular; nos sumamos porque si bien trabajamos por la seguridad, no hemos logrado como país garantizar la tranquilidad a las familias, a los niños, a los jóvenes, a las mujeres.

Nos sumamos porque en materia económica en el país, si bien hay estabilidad, no hay crecimiento económico como ampliamente y claramente lo he explicado en otros foros el licenciado Fernando Solana; porque estamos seguros que este Acuerdo hará reflexionar a quienes por posiciones retrógradas y retardatarias detienen las reformas de fondo que requiere el país para su crecimiento y su desarrollo.

Nos sumamos al Acuerdo porque vemos claridad en el esfuerzo real del crecimiento económico del país; porque reconocemos la claridad también en que para lograr el crecimiento del país, además de las reformas se debe de impulsar el desarrollo humano.

Nos sumamos al Acuerdo por su planteamiento claro de la modernización de la administración pública, una administración pública eficiente y eficaz, de un urgente cambio en la visión de la administración pública en el que se privilegie el servicio y los resultados.

Nos sumamos al Acuerdo en Coahuila sobre todo porque vemos una auténtica posición de atención para el desarrollo social, porque se establece la prioridad de atender la infraestructura, la vivienda, la salud, la educación.

Cómo lograr nuestro desarrollo como país cuando cerca del 10 por ciento de la población no sabe leer ni escribir; cómo lograr el desarrollo de nuestro país cuando más de 35 millones de mexicanos no han concluido su educación básica; cómo lograr el crecimiento del país en donde de cada generación de cien niños que ingresan a primaria llegan a terminar su educación superior menos de ocho.

Cómo lograr competir con nuestros socios comerciales de Estados Unidos y Canadá cuando ellos tienen 13 grados de escolaridad y nosotros tenemos menos de nueve grados de escolaridad; cómo lograr competir cuando no hemos logrado tener una eficaz planeación educativa que permita que los pocos jóvenes que pueden estudiar en una institución superior lo hacen en su mayoría en áreas de estudio con limitadas posibilidades de ocupación laboral. Por ello reconocemos las becas que para estudiantes de ingeniería en este Acuerdo se han establecido.

Tomamos la decisión de sumarnos al Acuerdo de Chapultepec porque ha puesto en la agenda el tema de la salud. En nuestro país, muchos son los informes y los anuncios que nos dicen que vamos bien, que cada día somos más los que tenemos acceso a la salud; sin embargo, debemos de revisar las cifras con mayor detenimiento y revisar si realmente llega el servicio a quienes viven o a quienes sobreviven en municipios de escasa población, de difícil acceso, quienes cuando mejor les va, tienen atención médica sólo para consulta de lunes a viernes.

Nos sumamos al Acuerdo porque se señala y establece como prioridad la vivienda, porque reconoce que hermanos nuestros carecen de lo indispensable, porque con el sólo hecho de incluir en la agenda el tema de la vivienda reconocemos que miles de mexicanos carecen de ella y que tienen como vivienda, si así se le puede llamar, un tejaban con piso de tierra y paredes de cartón.

Nos sumamos al Acuerdo porque se pone a la mesa el tema de la infraestructura, el cual tiene dos grandes vertientes, las que se refieren a la infraestructura necesaria para impulsar inversiones, mejorar la productividad, ser más competitivos, disminuir los muy altos costos de los energéticos, los que además de sus altos costos generen que no seamos competitivos, cómo explicarnos que en los últimos años haya tenido un incremento superior al 200 por ciento los costos de la energía eléctrica.

La otra vertiente, la de la infraestructura, la que nos muestra un país de contrastes, como se señala en este Acuerdo, nos hace que nos sumemos al Acuerdo, para que como bien dijo nuestro amigo Heladio Ramírez, podamos atender los problemas de marginación y pobreza, se ha hablado tanto de la pobreza, se han llenado tantas cuartillas con la marginación social, nos hemos lamentado tanto de que quienes no tienen nada o tienen muy poco vivan en esa condición en nuestro país, pero es ahora, en este Acuerdo, que se muestra con seriedad, con claridad la importancia que tiene para todos el combate a las desigualdades.

Nos sumamos al Acuerdo porque plantea que terminemos con esos contrastes; ahí, millones de mexicanos no tienen lo mínimo indispensable para vivir con dignidad, agua, drenaje, energía eléctrica, vivienda, salud y educación.

El Gobierno de Coahuila se suma al Acuerdo porque ve la solvencia moral de quienes lo impulsan, porque nos queda claro que el único interés que mueve el Acuerdo es México, porque no tienen cabida en este Acuerdo intereses electorales o electoreros, porque lo que busca el Acuerdo es tener un mejor país, porque el Acuerdo de Chapultepec busca que por fin nos pongamos de acuerdo. Muchas gracias.

Presentador: Muchas gracias, gobernador Humberto Moreira Valdés. Hace uso de la palabra el Gobernador del Estado de Durango, contador público Ismael Alfredo Hernández Deras.

Discurso de Ismael  Alfredo Hernández, Gobernador del Estado Durango.

Quiero en primer lugar agradecer la amable invitación y la hospitalidad del Gobernador, nuestro amigo José Reyes Baeza, gracias; igualmente saludo a mis compañeros gobernadores de Coahuila, Humberto Moreira; de Baja California, Eugenio Elorduy Walter, y al representante del Gobierno de Sinaloa, Rafael Oceguera Ramos. Igualmente deseo expresar mi reconocimiento al ingeniero Carlos Slim Helú, y en especial también por lo sucedido el martes pasado en el Palacio de Minería, en el tema fundamental que requiere México, nuestras regiones, por impulsar el desarrollo de la ingeniería y, sobre todo, impulsar grandes proyectos que requiere la infraestructura, nuestras regiones y nuestros estados, felicidades ingeniero.

Saludo,  al doctor Premio Nóbel de Química, el doctor Mario Molina; el Presidente del Consejo Coordinador Empresarial, José Luis Barraza González; don Heladio Ramírez López;  y a mi paisano Miguel Rincón, a todos los miembros de la Comisión de Información y Seguimiento del Acuerdo de Chapultepec, por la atinada iniciativa de convocar a ésta y a otras importantes reuniones regionales.

Señoras y señores la ocasión es propicia para reiterar la adhesión decidida del Gobierno de Durango a mi cargo, al espíritu terminus del Acuerdo Nacional para la Unidad, el Estado de Derecho, el Desarrollo, la Inversión y el Empleo; se trata de una iniciativa oportuna, plural y visionaria a favor de los consensos que el país reclama para construir políticas de Estado Comprometidas con el presente y con el futuro de México.

Por esta razón, los duranguenses estamos comprometidos a difundir y a enriquecer el contenido y alcances de este Acuerdo. Enriquecer es una responsabilidad de todos.

En congruencia con dicha posición, quisiera hacer algunos comentarios en relación con el Acuerdo de Chapultepec: Primero, compartimos el propósito de consolidar el Estado de Derecho en un régimen democrático que garantice libertades, derechos humanos y sociales, y seguridad física y jurídica. Precisamente por eso debemos reconocer con un sentido autocrítico que como nación no hemos otorgado a esta reto la prioridad que se merece.

Con frecuencia confundimos el alcance del Estado, que son las diferentes funciones que asumen los gobiernos, con la fuerza del Estado, la cual se refiere a la capacidad de las instituciones para aplicar las leyes con rigor y transparencia para ejecutar políticas públicas. Esta confusión nos ha llevado, en el caso de México, a caer en contradicciones inaceptables, por ejemplo, cómo es posible que siendo la protección a la integridad física y patrimonial de las personas la primera obligación del Estado, estemos destinando al Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública de los estados y del Distrito Federal solamente una cuarta parte del 1 por ciento del presupuesto anual de la federación a este tema tan importante para los mexicanos.

Cómo dar garantías de seguridad jurídica a la sociedad si como gobiernos estatales y municipales, que somos los responsables del 95 por ciento de los elementos policiacos del país, no tenemos ninguna garantía, ninguna certidumbre de que año con año contaremos con recursos federales para la seguridad pública, esto es así porque el monto de cada año se asigna en el Presupuesto Federal a la seguridad pública, además de reducido es totalmente discrecional.

En consecuencia, los firmantes del Acuerdo de Chapultepec debemos pugnar para que se realice una modificación a la Ley de Coordinación Fiscal en la que se establezca que los recursos del Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública se fije como un porcentaje de cuando menos el 5 por ciento de los recursos del Ramo 33. Esta reforma legal permitiría establecer con certidumbre un programa integral y de largo plazo en materia de seguridad pública, materia prioritaria para los mexicanos.

Segundo, respaldamos el objetivo de impulsar las reformas necesarias para estimular la inversión y el empleo, y mejorar la competitividad del país. Ante la falta de acuerdo políticos, la economía mexicana se ha rezagado frente a otras economías del mundo; en el año 2000, México ocupó el lugar 33 en el índice de competitividad internacional, actualmente nos ubicamos en el lugar 64; China ya nos alcanzó, ya nos desplazó como segundo proveedor de Estados Unidos. Hoy somos la economía más abierta del mundo pero somos sensiblemente menos competitivos que antes.

Hacia el futuro la generación de empleos será aún más difícil, los nuevos puestos de trabajo estarán más ligados a la metefactura que a la manufactura, y China e India registran una expansión económica creciente. China viene creciendo a tasas del 10 por ciento anual y la India se ha fijado la meta de generar empleos antes del 2020, 200 millones de nuevos empleos, esto significa una enorme competencia para México.

Por ello es urgente que construyamos los acuerdos políticos que le den viabilidad a las reformas estructurales que requiere el país; de otro modo, los altos precios de la energía, las rigideces del mercado laboral y la debilidad de las finanzas públicas seguirán representando un freno para el desarrollo del país. Por esta razón considero conveniente hacer un compromiso explícito para avanzar en la reforma fiscal, laboral y energética, con base en acuerdos amplios, construidos mediante un diálogo político propositivo.

Tercero, reconociendo la importancia de fortalecer el desarrollo del capital humano y social, y coincidiendo con la necesidad de preparar a las nuevas generaciones para la sociedad del conocimiento, es oportuno que el Acuerdo de Chapultepec establezca un compromiso firme y claro para impulsar una reestructuración radical del sistema educativo nacional. Por primera vez en la historia de este mundo, el conocimiento constituye la primera fuente de productividad económica; sin embargo, nuestras estructuras educativas continúan rezagadas porque siguen centrando su esfuerzo en lo que aprenden los alumnos en lugar de hacerlo en cómo utilizan sus conocimientos adquiridos.

Cuarto, acelerar el desarrollo de la infraestructura física requiere, como lo plantea el Acuerdo, políticas que fomenten la concurrencia clara de la inversión pública, social y privada, esto demanda un sólido marco legal que fortalezca la certidumbre de los esquemas de inversión público-privada.

En Durango, recientemente se aprobó una reforma constitucional que obliga al Congreso estatal a garantizar en el presupuesto de cada año, los compromisos de pago derivados de lo que hemos denominado nosotros “proyectos de inversión y prestación de servicios”. Con dicha reforma se abre la puerta al ejercicio de presupuestos multianuales, se ofrecen sólidas garantías a los inversionistas privados, se estimula el desarrollo de la infraestructura estratégica y se liberen recursos públicos para la atención de otras prioridades sociales.

Teniendo como referencia esta experiencia, estimo que a nivel federal sería deseable procesar una reforma que dé mayor certidumbre jurídica a los mecanismos de participación de la inversión privada en el financiamiento, construcción y operación de infraestructura pública. Dicho esquema aceleraría la construcción de carreteras, hospitales, universidades, plantas de tratamiento, entre otros proyectos.

Quinto, la reforma de la administración pública no sólo debe estar orientada a mejorar la eficiencia, eficacia, transparencia para servir a la ciudadanía, también es indispensable revisar y precisar el ámbito de atribuciones que corresponden a cada poder y nivel de gobierno, a fin de garantizar la gobernabilidad democrática y de evitar caer en conflictos entre instancias diferentes que forman parte del Estado mexicano. En este sentido propongo que más que limitar la discusión a la necesaria reforma de la administración pública, abordemos el reto de la reforma del Estado; hoy más que nunca el diseño de las instituciones incide fuertemente su desempeño.

Amigas y amigos, el Gobierno del Estado de Durango está resuelto a constituirse junto a muchas más instancias en todo el país, en factor de apoyo y de promoción deliberada de este trascendente Acuerdo. Considero que esta etapa de difusión de su contenido y la inclusión de mayor número  de voces y de actores conviene plantearnos algunas interrogantes, por ejemplo: ¿Cuáles son los incentivos que pueden provocar que los diferentes actores políticos pasemos de la lógica del enfrentamiento a una dinámica de cooperación con visión de Estado?, ¿cómo convertir la enorme fuerza de los flujos financieros y del comercio internacional en factor de cohesión social y no en fuente de desplazamiento de los mercados regionales, de desigualdad y de la ruptura del tejido social en nuestras regiones?, ¿qué arreglo institucional es el que nos permite conciliar de la mejor manera las bondades del mercado con las del Estado, para construir una sociedad próspera con equidad social?, ¿cómo podemos blindar a la democracia mexicana para que se constituya en el espacio natural para la construcción de soluciones y no en arena cotidiana para la profundización de los conflictos y la difusión de los escándalos?

Por supuesto que no tengo la respuesta acabada para cada una de estas interrogantes, pero sí tengo la firme convicción de que el elemento común para cada una de ellas es la necesidad de escuchar todas las voces y de incorporar a las políticas de Estado, la visión de las regiones y la acción responsable de las acciones de gobierno más cercanas a los ciudadanos.

Por eso estoy seguro que este encuentro y los que vendrán en próximas fechas, aportarán elementos valiosos tanto para la reflexión como para la acción en beneficio de México.

Vamos, pues, todos a caminar donde nadie sobra, al contrario, todos hacemos falta, hagámoslo juntos pensando en lo que más amamos, en México, participemos todos pensando en las futuras generaciones, en nuestros hijos, ellos están esperando las mejores decisiones de nosotros. Gracias.

Presentador:
Escuchemos ahora un mensaje del Secretario General de Gobierno del Estado de Sinaloa, licenciado Rafael Oceguera Ramos.

Discurso de Rafael Oceguera Ramos, Secretario General de Gobierno del Estado de Sinaloa

Ciudadano José Reyes Baeza, Gobernador del Estado de Chihuahua; ciudadanos gobernadores de los estados Baja California, Durango y Coahuila, Eugenio Elorduy, Ismael Hernández y Humberto Moreira, señor Carlos Slim, señores integrantes de esta mesa de trabajo, señoras y señores.

Con la honrosa representación del gobernador del estado de Sinaloa, Jesús Aguilar Padilla, asisto a este acto y transmito a todos ustedes en su nombre y en el mío propio, un afectuoso saludo.

Desde que en septiembre pasado se lanzó el Acuerdo Nacional de México hemos visto una importante movilización de actores sociales, políticos y económicos, comprometidos con la construcción de un mejor país para todos.

El Acuerdo que hoy nos convoca y nos reúne condensa y encarna la voluntad compartida por bastos sectores de la sociedad mexicana de hoy, dispuesta a procesar los consensos que reclama la nación de cara a su futuro.

Por ello, todos nos podemos sentir representados en ese espíritu y esa filosofía; se trata de una visión de la nación exenta de prejuicios y que reclama de cada uno de los mexicanos un esfuerzo generoso para construir una convivencia más racional, una conveniencia más civilizada, más plural y respetuosa, que entregue a cada hombre y cada mujer los bienes básicos, los satisfactores materiales y espirituales necesarios para una vida digna.

Los años recientes han estado marcados por crecientes dificultades para procesar las líneas estratégicas del cambio institucional. Hemos perdido años que en un mundo global sólo pueden contribuir a ahondar las diferencias que nos separan de otras sociedades y bloques geoestratégicos que han tenido la sensibilidad y la capacidad suficientes para desarrollar sus proyectos de futuro.

México, reconozcámoslo, ha perdido posiciones en el mundo global, sus niveles de productividad y competitividad se reducen de manera considerable con la consecuente dificultad para acceder a nuevos mercados, y corremos el riesgo de no lograr ensamblar nuestro futuro en la sociedad del conocimiento.

En el ámbito interno, advertimos, pese a muchos esfuerzos, problemas estructurales de distribución de la riqueza y es cada vez más evidente que exclusión y marginación se convierten en límites infranqueables para la construcción de una sociedad moderna y democrática.

Necesitamos, señoras y señores, en consecuencia, políticas con sentido de Estado y un nuevo impulso reformista que acometa los cambios y transformaciones que requiere la sociedad mexicana para ésta y las próximas generaciones.

Para alcanzar esos objetivos, las fuerzas políticas y sociales, los partidos políticos, los poderes, los distintos ámbitos de gobierno, los agentes económicos y productivos, tenemos que encontrar un espacio común de entendimiento y de convergencia, espacio común capaz de propiciar y poner en marcha una política incluyente que incorpore a las distintas visiones, proyectos y propuestas para la vida nacional.

El futuro del país no puede ser un juego de suma cero, tiene que ser, el futuro del país, un juego de suma positiva, y por ello todos los actores estamos emplazados a sentarnos para compartir, para colaborar en un ambiente de competencia cooperativa o de cooperación competitiva.

No caben aquí los esquemas maniqueos de buenos y malos, porque ello sólo conduce a la fractura, al desánimo y a la confrontación. En la renuncia a esos prejuicios, está la posibilidad real de los consensos, de una visión común y un proyecto compartido. Es necesario entender que el modelo que hasta hoy hemos seguido es profundamente insolidario, concentra la riqueza y excluye a amplios sectores sociales del progreso y el bienestar.

La modernización tiene su patio trasero, que es la pobreza, y ahí está el principal desafío que tenemos para años venideros. Para enfrentar ese reto, estamos dispuestos a sumar fuerzas, a estimular el diálogo, a definir de manera colectiva los grandes proyectos nacionales que nos permitan recuperar el crecimiento, generar empleos y riqueza y oportunidades reales para todos.

Ese es el sentido profundo que tiene la reforma del Estado, la reforma de las instituciones y por la que hoy se pronuncian los más amplios sectores de la sociedad mexicana.

Hace apenas algunos momentos, con uno de los integrantes de esta mesa de honor, conversaba acerca de la importancia que tiene que este Acuerdo que nos reúne nacionalmente, en el plano estatal se traduzca en un Acuerdo que propicie el entendimiento, la concordia y el trabajo conjuntos para lograr, más allá de las diferencias, que son normales, más allá de las posiciones políticas que nos vuelven diversos, aquellas acciones que nos permitan alcanzar mayor progreso y mayor desarrollo.

Es necesario, señores, crear desde esta mesa central, las condiciones que nos permitan forjar en cada entidad federativa, que este Acuerdo se traduzca en una posibilidad que propicie la mayor inversión, la mayor participación de los particulares, de la sociedad civil, de los empresarios, de los intelectuales, aquí representados.

Es importante que se invierta, es importante que la liquidez que prevalece en muchos estados de la República tenga proyectos. Es importante que con los proyectos se logre construir y dotar a este país de mayor infraestructura. Lo han dicho bien los que conducen a nivel nacional este pacto.

Es importante propiciar una mayor inversión, subir el 4 por ciento que tenemos del PIB al 8 por ciento y tener la posibilidad en el tiempo corto de desarrollar los cien proyectos que en promedio se busca desarrollar en materia de infraestructura para hacer posible que exista un mayor crecimiento y se den mayores oportunidades de justicia y de igualdad.

Cuando hablamos de reforma del Estado, yo asumo que el Gobernador Aguilar Padilla, Gobernador de Sinaloa, sostiene el compromiso que los cambios en materia de administración pública deben ser consecuencia de acuerdos grandes que nos permitan forjar una nueva constitucionalidad.

Es factible en el estado de Sinaloa formar una nueva constitucionalidad a partir de los grandes lineamientos constitucionales que actualmente prevalecen en el país. Tenemos que propiciar, señores, por la vía del Acuerdo y más allá de posiciones partidistas o de pasiones político-electorales, tenemos que buscar los acuerdos que nos permitan alcanzar por la vía de la institucionalidad política, los cambios que nos lleven a forjar un mejor futuro para la nación.

Este es también, les decía, el sentido de un vasto proyecto público social que otorgue un nuevo sentido al espacio de lo público como ámbito de encuentro de nuestra prioridad política, económica y social.

El acuerdo que hoy suscribimos, que vamos a suscribir esta tarde en que hemos sido convocados, expresa esa voluntad de concertación y acuerdo, de consenso y compromiso compartido. Por eso, señoras y señores, el Gobierno de Sinaloa lo suscribe, habrá de suscribirlo con la más firme convicción de que si vamos juntos podemos abrir un nuevo camino para México.

Señoras y señores, señores gobernadores, señores presidentes municipales, señores integrantes de esta mesa de honor, señor Heladio Ramírez, el Gobierno de Sinaloa se adhiere a este Acuerdo porque en ese espíritu y en esa filosofía ha venido trabajando desde que se originó a través del voto popular de las elecciones del 2004.

Estamos convencidos de la necesidad de profundos cambios en nuestra vida pública, en la urgencia de reformar las instituciones y el entramado jurídico, político y administrativo de Sinaloa en el marco de un proceso de reforma del Estado que nos prepare para atender los desafíos de hoy y del mañana.

En ese propósito hemos buscado, a través de las más amplias convergencias y acuerdos con los actores políticos, económicos y sociales, los consensos que nos permitan construir un futuro a la altura de los sueños y esperanzas de los hombres y mujeres de Sinaloa, esa es nuestra convicción y nuestro compromiso, por eso nos asumimos como parte activa de este Acuerdo.

Será por el bien de Sinaloa, será por el bien de México. Muchas gracias.

Presentador:
Muchas gracias licenciado Rafael Oceguera Ramos. A continuación escucharemos el mensaje de quien es miembro de la Comisión de Información y Seguimiento del Acuerdo de Chapultepec, ingeniero Carlos Slim Helú.

Discurso de Carlos Slim Helú, Presidente del Grupo CARSO

Buenas tardes. Permítanme en esta intervención hacer breves comentarios en relación al Acuerdo de Chapultepec, pero quisiera en primer término decir que es un honor y un gran gusto estar en Chihuahua, que es un estado fuerte y vigoroso en el que estamos disfrutando de la cálida y cordial hospitalidad de su Gobernador; su convocatoria que también ha permitido contar con la presencia de los gobernadores de Baja California, de Coahuila, de Durango, y el Secretario de Gobierno de Sinaloa, que como han escuchado ustedes y nos ha pasado en reuniones previas, cada intervención de ellos y de las otras personas de esta mesa que han intervenido, enriquece enormemente el Acuerdo de Chapultepec, que de alguna forma tiene ese espacio importante para que pueda constantemente enriquecerse, encontrando la mejor forma de alcanzar los objetivos que plantea.

Permítanme hacer algunos comentarios, yo diría que quizás el principal o el primer objetivo del Acuerdo de Chapultepec es promover la concordia, la cultura del acuerdo dentro de la pluralidad de nuestro país, respetando y aceptando la diversidad de ideas y de interés.

Sin duda, sería un gran logro nacional que pudiéramos ponernos de acuerdo en nuestros objetivos y como alcanzarlos. Creo que el que podamos avanzar en esa dirección, se ha dicho de diversas formas, de manera importante e inteligente aquí, se han ligado inclusive de manera importante algunos de los objetivos y consideraciones del Acuerdo con la realidad, haciéndolo todavía más notable, gracias por venir enriqueciendo el Acuerdo.

Uno de los miembros de esta Comisión es Ángeles Mastretta que dice: “No luchemos separados para ser vencidos juntos”, estamos trabajando unidos, en concordia, en lograr consensos en lo fundamental, tener la visión del país que queremos y cómo lo vamos a alcanzar es el principal objetivo de la cultura del Acuerdo.

Tenemos hoy en México las bases, los entornos internos y externos, la capacidad, la voluntad, la fuerza para romper la barrera del subdesarrollo, no desaprovechemos y actuemos con un sentido de urgencia, sería irresponsable no hacerlo en esta oportunidad que se nos ofrece al país.

Actuar juntos, uniendo nuestras muchas fortalezas, con una visión clara de nuestro futuro y nuestro rumbo. Y, por supuesto, -porque es claro que para crecer sostenidamente con empleo necesitamos invertir sostenidamente-, y es importante que se hayan abierto las oportunidades en esta disponibilidad de los entornos financieros externos e internos, que para invertir más y sostenidamente necesitamos promover la inversión pública, insuficiente siempre, con el ahorro social y con inversión privada.

El Acuerdo de Chapultepec desde su suscripción inicial en septiembre 29, ha habido varias etapas subsiguientes, la adhesión de partidos políticos, de candidatos, algunos formalmente, otros informalmente; de los gobernadores, fundamentales, porque ha coincidido con los objetivos que buscan el crecimiento como empleo y bienestar para la población.

Este Acuerdo, en esta evolución inició su extensión nacional, que termina el lunes, la extensión nacional física porque siempre estuvo abierto con un carácter nacional y la integración ciudadana, para pasar de algunos de miles suscriptores a cientos de miles y seguramente millones de mexicanos firmando en el Acuerdo.

Pasó también, aparte de sumar y estar continuamente enriqueciéndose, que dentro del enriquecimiento que hemos tenido ha pasado también de ser un Acuerdo en que se definen objetivos y algunos cómos. y las condiciones necesarias para alcanzar esos objetivos, ha pasado a las acciones específicas para hacer realidad y con sentido de urgencia los objetivos acordados.

En el Palacio de Minería, que fue la Escuela de Ingeniería, instalación universitaria, todo el gremio organizado de ingenieros se sumó y comprometió planteando los proyectos nacionales prioritarios, la forma de financiarlos y el desarrollo de la ingeniería mexicana; esto es, el desarrollo de nuestro capital físico, pero que va ligado a la formación de capital humano en las áreas de las ingenierías, en la de construcción y en la tecnología y que sin duda detonará la economía si es que buscamos pasar de un país llave en mano con Pidiregas a un país en donde se hagan las cosas en México, por nacionales o por extranjeros, pero que se hagan en México.

Por otro lado, tenemos muy claro, -se ha dicho aquí-, que la salud, la educación y el empleo con énfasis en la formación de capital humano, en la integración a la sociedad del conocimiento, esto es en la educación superior, así como las oportunidades de empleo bien calificado, con alto valor agregado --se decía en esta reunión-- y bien pagado, estos empleos bien calificados, bien pagados, articulan a la familia, articulan  la sociedad, facilitan la gobernabilidad y es fundamental en lo económico, porque retroalimenta y sustenta nuestro desarrollo económico. Muchas gracias.

Presentador:
Muchas gracias ingeniero Carlos Slim Helú.

La procuración de justicia en Chihuahua se asume con todo el compromiso de mantenerla expedita, equitativa, transparente, por eso a iniciativa del Ejecutivo Estatal se lleva a cabo la reforma integral del sistema de justicia penal.

(Insert de video)

Presentador:
Damas y caballeros, a continuación escucharemos el mensaje del Gobernador del Estado de Chihuahua, el licenciado José Reyes Baeza Terrazas.

Discurso de José Reyes Baeza Terrazas, Gobernador del Estado de Chihuahua.

Buenas tardes, queridas amigas, amigos, amigos gobernadores; señor ingeniero Carlos Slim Helú, promotor e impulsor de este importante Acuerdo Nacional, al saludarlo a él y reconocerle su participación en este importantísimo y trascendental proyecto, reconocemos y apreciamos y aplaudimos también, a todos los integrantes de la Comisión de Seguimiento que están aquí presentes y que han sido y que han jugado un papel protagónico en este importante proyecto de futuro para el país.

Saludar y agradecer, como ya lo hicimos hace unos momentos, la presencia de nuestro amigo y paisano, ingeniero José Luis Barraza, Presidente del Consejo Coordinador Empresarial; a nuestro amigo Heladio Ramírez, Coordinador moderador de esta mesa de trabajo que se desahoga y se ha llevado a cabo aquí en su casa, en el Estado de Chihuahua.

Agradecerles y saludar la presencia de todos ustedes distinguidos presidentes municipales, diputadas, diputados, jueces, magistrados del Poder Judicial del Estado; distinguidos directivos de medios de comunicación, a todas y a todos ustedes, reiterarles una vez más su presencia entusiasta, solidaria, en este evento.

A nombre del Estado de Chihuahua, quiero reiterar una vez más, nuestro apoyo al Acuerdo de Chapultepec, iniciativa que persigue un objetivo común a nivel nacional, tener un México mejor para las generaciones presentes y futuras.

Sin duda alguna, más allá de género, credo, raza o afinidad política, la globalización de los problemas nacionales debe motivar la participación a partir de objetivos comunes.

Los problemas que hoy acontecen requieren de medidas urgentes y decisivas para la solución; sobre todo, necesitan de una estrategia que incluya los intereses de todos los mexicanos.

El apoyo al Acuerdo de Chapultepec es un paso más en nuestra convicción de fortalecer el Estado de Derecho en nuestra entidad; es nuestro interés hacer de Chihuahua una tierra de encuentro, con legalidad y respeto al Estado de Derecho, un lugar donde tengamos la capacidad y el talento de adecuar el marco jurídico vigente a la sociedad emergente del tercer milenio.

Una sociedad informada, demandante, crítica, que exige y demanda a las autoridades constituidas a nivel local, a nivel nacional, que nos pongamos de acuerdo en lo fundamental, y que ese acuerdo fundamental propicie las grandes reformas que permitan avanzar más rápidamente en el cumplimiento de las metas y objetivos superiores de cada gremio, de cada sector, de cada persona, hombre, mujer, joven, adulto mayor, que espera, precisamente, de los actores políticos, esa madurez, ese talento para salir adelante en los retos, los desafíos que nos presenta esta realidad compleja en la que nos ha tocado vivir.

Aquí en Chihuahua hemos estado impulsado proyectos como aquí se ha señalado, se ha apuntado con precisión, que buscan precisamente adecuar esta norma jurídica, este sistema jurídico a estas realidades, a estas exigencias de la sociedad chihuahuense.

Hablamos de la reforma electoral que estamos debatiendo, comentando, enriqueciendo, los tres poderes del Estado; se ha hablado aquí de la libre transparencia y acceso a la información; se habló también, por supuesto, de este gran proyecto de reforma procesal penal, y hemos hablado desde Chihuahua y de diferentes latitudes del país, también, de la necesidad de la reforma estructural.

Plateamos recientemente, en el seno de la conferencia de gobernadores, el imperativo de retomar los acuerdos básicos, sustantivos de la Convención  Nacional Hacendaria, que fue un extraordinario evento, pero que hasta la fecha ha quedado un tanto en letra muerta la parte sustantiva de los acuerdos de la propia Convención.

¿Con qué propósito?, con el propósito de iniciar lo antes posible con las reformas constitucionales y a las leyes secundarias que le den a las entidades federativas y a los ayuntamientos de este país no sólo mayores facultades en la administración pública, sino mayores ingresos, precisamente a partir de esa reforma que permita compartir ciertas fuentes tributarias con los estados y municipios del país.

La autonomía económica, la solvencia económica en entidades federativas y municipios, seguramente habrá de traducirse en el futuro en una autonomía política y en la posibilidad de responder a las inquietudes y expectativas de la población a la que representamos cada uno de nosotros.

Queremos, pues, hacer de Chihuahua, un lugar donde la sociedad tenga confianza en sus autoridades y las leyes sean aplicadas con justicia; un Estado de Derecho cimentado en un nuevo modelo de sistema judicial, sobre bases de una justicia pronta y expedita.

En Chihuahua, los tres poderes del estado hemos convenido e impulsado una reforma penal integral, como aquí se ha dicho, nos proponemos aplicar la ley con mayor rapidez y eficacia para evitar que los delitos queden impunes y que los delincuentes queden sin recibir la sanción que les corresponde.

Los cambios que proponemos al sistema judicial penal que opera actualmente, obedecen a un minucioso estudio y análisis jurídico, estudio y análisis que está recibiendo en este momento la opinión profesional de peritos, técnicos, abogados juristas, de todo el estado, para finalmente llevar la mejor propuesta al debate legislativo y, en su caso, que merezca este importante documento, la aprobación de los integrantes del Congreso del Estado, una reforma integral del Código de Procedimientos Penales, el resultado de un esfuerzo colectivo por parte de las autoridades, magistrados, jueces y, por supuesto, también de legisladores.

Sus modificaciones responden al interés general de transformar nuestro Estado, responden a la necesidad de adecuar los procedimientos penales a las circunstancias actuales.

Es innegable que para detonar el crecimiento de una sociedad se requiere necesariamente descansar en un firme marco de valores. Es evidente la necesidad de una legislación clara y precisa que garantice el Estado de Derecho para sus habitantes y también para los que deciden invertir en nuestro territorio; con mayor seguridad en los procesos en un sistema judicial, permitirá avanzar un Chihuahua más seguro, un mejor lugar para vivir, para trabajar, para invertir y también para desarrollarse integralmente.

Es precisamente el respeto a las garantías individuales la garante fundamental para que una sociedad evolucione al ritmo y al desarrollo global tan competitivo.

La creación de la Secretaría Estatal de Seguridad Pública en el Estado, la reforma constitucional para la elección o la designación compartida del nuevo procurador de Justicia en Chihuahua, la Ley de Transparencia y Acceso a la Información, este gran proyecto de reforma procesal, son algunas de las acciones encaminadas a fortalecer el Estado de Derecho.

Como ya se dijo en este recinto, el Acuerdo de Chapultepec es una excelente iniciativa de hombres  y mujeres que buscan un México mejor. No basta con las acciones de las autoridades, el apoyo de la iniciativa privada o con la voluntad de la sociedad, es la conjunción de esfuerzos lo que marcará una verdadera diferencia.

Los invito que participemos en la formación de una nueva cultura de respeto y de transparencia, y a que todos seamos parte de este nuevo México, un México más fuerte, que permanezca por encima de los cambios de la economía mundial, de los intereses sectoriales y de los partidos políticos; un país fuerte, unido por los corazones de millones de mexicanos que queremos hacer de nuestra tierra un lugar único e incomparable para vivir. Felicidades.

Presentador:
Muchas gracias señor Gobernador por sus palabras. De esta manera hemos llegado al final de esta ceremonia que suscribe el Acuerdo Nacional para la Unidad, el Estado de Derecho, el Desarrollo, la Inversión y el Empleo.

Moderadora:
Contamos con la presencia esta tarde del Gobernador de Baja California, Eugenio Elorduy Walter; asimismo está presente el Gobernador de Coahuila, Humberto Moreira Valdés; el Gobernador de Durango, Ismael Alfredo Hernández Deras; el Secretario General de Gobierno de Sinaloa, Rafael Oceguera Ramos, y como anfitrión el Gobernador del Estado, licenciado José Reyes Baeza Terrazas.

Asimismo, nos acompañan de la Comisión de Información y Seguimiento, el señor José Luis Barraza González, está presente también Ignacio Colla, César de Anda, Víctor Flores, Epigmenio Ibarra, Mario Molina Enríquez, Heladio Ramírez López, Miguel Rincón, Carlos Slim Helú y Fernando Solana Morales.

Señor Gobernador, señor Carlos Slim, si quieren hacer algún comentario inicial para pasar a la serie de preguntas y respuestas. Adelante.

Heladio Ramírez López (HRL):
Como integrante de la Comisión de Seguimiento nos sentimos vivamente impresionados y reconocidos no sólo por la amplia y clara participación de los señores gobernadores y del señor Secretario General de Gobierno de Sinaloa, quienes no sólo han reafirmando su decisión de consolidar y solidarizarse con el Acuerdo de Chapultepec, sino incluso de enriquecerlo con sus propios puntos de vista y experiencias, con la participación de los señores rectores de las universidades y del Presidente Colegio de Abogados de Chihuahua.

Nos sentimos muy satisfechos por la altura con que se llevó este encuentro, por la serie de aportaciones que aquí se plantearon y que indudablemente van a encontrar una carta de naturalización en el Acuerdo que tiene como fin superior la construcción del desarrollo de México.

Ya planteamos por nuestra parte nuestra propia visión como sector social de lo que consideramos la necesidad de una reforma administrativa, desde luego concomitante con la reforma del Estado, de las serias dificultades y obstáculos que hemos observado en la práctica de las normatividades existentes para construir ese desarrollo, y todo esto va sintetizando los afanes y los objetivos de un Acuerdo Nacional que consensado entre todos los sectores productivos y sociales de México pueden ser un gran proyecto que pueda contribuir, repito, a construir un país mejor. 

Señor Gobernador, nos sentimos muy reconocidos por las facilidades que le dio a este encuentro, por la altura con que planteó este encuentro y las participaciones, y por la actitud de los señores gobernadores de Baja California, de Durango, de Coahuila, de Sinaloa, de saber que en este Acuerdo, en este gran pacto social encuentran también las vías para desarrollar y construir nuevos espacios en sus respectivas entidades para el progreso que tanto necesitamos.  Dejaré hasta ahí mi comentario a nombre de la Comisión, gracias.

Moderadora:
Pasemos al espacio para preguntas y respuestas, agradeciéndoles de antemano a los medios de comunicación si son tan amables en emitir sus preguntas en torno al Acuerdo de Chapultepec.

Tenemos un orden inicial de preguntas y tenemos en primera instancia a Oscar Piñón de El Heraldo de Chihuahua, adelante Oscar.

Oscar Piñón, de El Heraldo de Chihuahua:
Básicamente para el señor Carlos Slim, ¿es  muy necesario firmar este tipo de pactos para cumplir con compromisos éticos de los funcionarios y actores políticos del país y también con la ley?

Carlos Slim Helú (CSH):
Hemos dicho en varias ocasiones que es muy importante que la población se sume al Acuerdo, y por supuesto los políticos, pero más importante que sumarse o que firmarlo es que se convenzan del Acuerdo, que estemos convencidos todos del Acuerdo y que pase de ser algo que pase a los hechos.

Yo creo que fundamentalmente a la pregunta que usted me hace, lo importante es que se cumpla con la ley y que no haya corrupción e impunidad, que es algo que está establecido en el Acuerdo.

Moderadora:
Tenemos otra pregunta de Orlando Chávez de El Diario, adelante.

Orlando Chávez, de El Diario:
Señor Slim, mi pregunta sería con relación a los últimos días se ha visto una debilidad en la bolsa mexicana y en el peso, ¿usted relacionaría esto con el avance que tienen ahora las campañas o que se espere que conforme vayan avanzando se vaya haciendo más inestable la situación económica aquí en el país?

CSH:
No, para nada, en Brasil pasó lo mismo, los mercados, las tasas de interés, hay otros factores, no creo yo que tenga nada que ver.

Moderadora:
Enrique Rodríguez de El Norte de Juárez.

Enrique Rodríguez, de El Norte de Juárez: Para los de la mesa de seguimiento, ¿cómo podría un chihuahuense saber cuando estos acuerdos por fin lograron aterrizarse?, ¿cómo se va a poder entender que estos acuerdos tuvieron un objetivo final?

José Luis Barraza (JLB):
Con mucho gusto, precisamente después de esta segunda Etapa de Expansión Nacional y de Inclusión Ciudadana que estamos llevando a cabo, vamos a seguir con eventos de aterrizaje, de ya acciones concretas como el que mencionaba hace un momento el ingeniero Slim, que se llevó a cabo en el Palacio de Minería, en donde todos los colegios de ingenieros suscribieron este Acuerdo ya formal de desarrollar 109 proyectos en nuestro país que son prioritarios, y estaremos informando a través de este tipo de reuniones.

Traemos varias iniciativas trabajando porque como alguno de mis compañeros de la Comisión de Seguimiento lo mencionaba hoy en la mañana, estamos poniéndole ya tren de aterrizaje al Acuerdo y eso es lo importante, que estemos ahora trabajando en los cómos, en los con qués y en los quiénes.

Yo creo que los qués ya los tenemos muy bien definidos en los cinco objetivos y condiciones que requieren, ya hay algunos cómos dentro de esas condiciones, pero estaremos informando puntualmente a nivel nacional a través de tal vez alguna comisión que se forme en cada una de las regiones que estamos que estamos llevando a cabo estos encuentros como el de hoy, y estaremos informando puntualmente de los avances que tengamos.

Moderadora:
Adriana Arai, corresponsal de Bloomberg.

Adriana Arai (AA), corresponsal de Bloomberg:
La pregunta es para el ingeniero Slim, el Acuerdo de Chapultepec habló mucho sobre la necesidad de incrementar la competitividad de las empresas mexicanas y a mí me gustaría saber ¿por qué en el Acuerdo no se toca el tema de aumentar la competencia en México, en las industrias?, que fue un tema que fue debatido esta semana en el Foro de Competitividad en la Ciudad de México, varios ponentes, incluso el profesor Stiglitz dijo que sugeriría a México, una de las cinco sugerencias que tenía él para que se incremente la competitividad de las empresas mexicanas sería que aumente la competencia en varias industrias. ¿Por qué el Acuerdo no contempla esto como una medida para aumentar la competitividad en la industria mexicana?

CSH:
Yo creo que sí lo contempla, cuando se habla de formación de capital humano sin duda es uno de los factores fundamentales, cuando se habla de capital humano, cuando se habla de construir y modernizar nuestra infraestructura física, eso son, son medidas encadenadas a la competitividad.

Cuando se habla de crecimiento económico sostenido, acelerado, con cuidado del medio ambiente; cuando se habla de combinar la inversión privada con la pública, cuando se habla de crecimiento sostenido, bueno todo eso fortalece la competitividad.

Y, por supuesto, también se habla ahí de Pemex y CFE, las empresas del estado competitivas con autonomía de gestión, haciendo las inversiones que requieren, eso es competitividad, por supuesto que se habla de competitividad.

AA:
Eso es competencia...

CSH: 
Eso es competencia.

AA:
No, competencia es distinto de competitividad.

CSH:
Bueno, que haya cuántas quieres tú para cada sector, que haya cien empresas o dos empresas o cinco empresas, yo creo que la competencia, el factor que define la competencia o los elementos que definen la competencia es a qué precio se vende con respecto al exterior, si se está invirtiendo en el sector lo que es necesario, si hay continuidad de servicio, calidad de servicio y disponibilidad de servicio o de los bienes.

Eso yo creo que es lo importante para ver si hay competencia interna, ya sea una empresa privada o un sector privado, o un monopolio del Estado; si el monopolio del Estado, de la generación de electricidad tiene precios competitivos con los internacionales, invierte lo que se requiere, hay calidad y continuidad en el servicio, está en competencia, yo creo que eso es lo que es fundamental, poder tener competencia nacional para un mundo globalizado y un mundo de conocimiento.

Pero también parte fundamental sobre la que descansa la nueva civilización es en el conocimiento, en la educación, que se subraya por varios puntos la necesidad de formación y desarrollo de capital humano y social, yo diría que son los dos elementos fundamentales.

Osvaldo Salvador (OS), de la Opción.com:
Ingeniero Slim, pareciera que al gobernador del Banco de México, Guillermo Ortiz, no le gustan mucho las firmas de este tipo de acuerdos por los señalamientos que ha hecho y que usted ya dio respuesta. Pero no ha dicho ¿cuál es la causa de que haya hecho él concretamente estos señalamientos sobre las empresas que usted dirige?

CSH
A ver, por fin, ¿es lo de la firma o es lo de las empresas?

OS:
La causa de los señalamientos.

CSH:
Si no le gusta que no lo firme y de las empresas, no sé, pregúntele a él, cuáles son las razones de los señalamientos.

Moderadora:
Tenemos por aquel lado otra pregunta, adelante si son tan amables en mencionar nombre y medio al que representan.

Luis Javier Barrero (LJB), articulista de El Diario:
Es una pregunta para los integrantes de la Comisión y especialmente al señor Slim, el Foro Social Mundial ha lanzado, y algunas otras organizaciones de nivel mundial internacional, han lanzado la propuesta de la creación de la Tasa Tobin, es decir, imponer el 2 por ciento a las operaciones de la Bolsa de Valores. ¿Lo ha contemplado eso la Comisión del Acuerdo?, son varias preguntas, perdón.

Uno de los problemas que muchos analistas financieros han hecho es que las operaciones de las Bolsas de Valores pues además de una serie de extrañezas pues no merece ninguna imposición, y entre esas la última fue la venta de Banamex en México, en donde el país perdió miles de millones de pesos en esa compra.

Luego el Fondo Monetario Internacional ha hecho una evaluación de la pobreza en América Latina y a indicado como una de las causas las privatizaciones que se hicieron en los países de América Latina, ¿han contemplado una reevaluación de las privatizaciones en México?

Todo mundo hablamos de la reforma fiscal pero el doctor Latapí ha impulsado mucho la de la creación del ISR sobre la acumulación de ingresos de las personas físicas, ¿lo han contemplado?

CSH
Es la que se paga, se acumulan todos los ingresos.

LJB:
De las empresas, no de las personas físicas.

CSH:
De las dos.

LJB: Finalmente, si no es la Tasa Tobin, crear una medida impositiva en la Bolsa de Valores a nivel mundial sin tasar las operaciones en la Bolsa de Valores en México, si lo contemplan eso significarían más de 200 mil millones de pesos de ingresos nuevos a las arcas federales.

CSH
No, no.

LJB:
Bueno, son distintos cálculos y podemos discutirlo en otro momento pero me gustaría conocer sus opiniones.

CSH:
Bueno, creo que por fin se redujo a dos cosas, lo de la Tasa Tobin, yo creo que cada país debe tener autonomía para legislar en relación a todo lo que se refiere a las operaciones que ocurren en él, creo que cada país lo debe hacer, y legislar en cuestión de operaciones de los mercados o de las bolsas, son dos; uno sobre la operación misma, lo cual no tiene mucho sentido, no hay mucha racionalidad porque se va operar en otro lugar, y otro sobre las ganancias que se obtengan en las operaciones, son dos cosas diferentes, uno es cuánto se gana porque alguien compró a cien pesos y vendió a 110 y otra es que se opere todo el día en el mercado y gravar las operaciones.

Gravar las operaciones lo que haría es que se operen en otro lugar donde no se graven, entonces no habría sentido en gravar las operaciones.

Mi opinión personal, no nos hemos metido ni nos vamos a meter a ese tipo de detalles, de cosas demasiado específicas, yo creo que las operaciones no hace sentido gravarlas. De hecho cuando en Estados Unidos no hay operaciones en la bolsa de Nueva York aquí no hay operaciones en México, entonces si vamos a gravar el que se opere o se compre en la Bolsa de Valores no se va a operar nada aquí, se va a operar fuera, y sería irracional pensar en una cosa de ese tipo.

Lo que hay que estudiar es el gravamen a la utilidad de compra-venta, que ya hay cierta regulación pero cuando se grava la utilidad también se deduce la pérdida, entonces hay que analizar los efectos de la utilidad y de la pérdida porque muchas veces lo que van a pagar el impuesto sólo realizan las pérdidas, no realizan las utilidades, entonces quizá lo que podría haber es un gravamen menor para la utilidad y esto ocurre ya, en varias bolsas existe eso como una acumulación.

La segunda pregunta. Yo creo que no es así, que la pobreza obedece a otras razones, yo creo que la única forma de combatir la pobreza y erradicarla es con una verdadera guerra directa contra la pobreza a través de salud, empleo, educación y empleo. No es con caridad o con asistencia como se resuelve.

Cuando se señala eso probablemente se está pensando que cada vez que se privatiza algo suben los precios. Muchas veces ocurre que se privatizan servicios públicos que han tenido subsidios públicos por muchos años y en la privatización a lo mejor se está exigiendo o planteando la eliminación del subsidio o la eliminación de los subsidios cruzados, que creo que siempre es recomendable que pudiera haber de ese tipo de subsidio cruzado en los servicios públicos.

Yo no veo ninguna relación, sería tanto como decir que cuando se privatiza es menos eficiente que cuando es del sector público, y por supuesto yo creo que si la vocación de alguien es manejar empresas, manejar negocios, tener la experiencia, pues por definición debe de ser más eficiente que alguien que su función y su vocación es de tipo político, entonces no hay una relación.

Moderadora:
Una última pregunta de César Cruz, adelante.

César Cruz, de El Heraldo de Chihuahua:
Cuál es el ánimo de Comisión, ante los nuevos propósitos que se han plasmado se presenten casos en México como en los mineros de Coahuila y esto ha develado que las condiciones de empleo en el país están en similares o en peores circunstancias

CSH:
Creo que cuando menos en mi ánimo, -habría que preguntarle a todos los miembros-, es muy positivo la forma en la que está funcionando al aterrizarse acciones con resultados inmediatos, es muy importante. Las reuniones como ésta, por ejemplo, con la calidez y hospitalidad del Gobernador del Estado y con la presencia del gobernador de otros estados, con las participaciones de varias de las personas, especialmente de los gobernadores, que enriquecen cada vez que platicamos del Acuerdo y nos damos cuenta de todo lo que tiene por hacerse y la profundidad a la que se puede llegar y la capacidad de realizar las cosas, nos parece formidable y es muy estimulante.

En lo que se refiere al desastre, al terrible accidente de Coahuila, que bueno, es un accidente muy lamentable, yo creo que sería injusto de su parte o de cualquier parte pensar que los trabajadores viven en condiciones o trabajan en condiciones de seguridad muy deplorables; de hecho, si nos vamos sólo a la minería, pues sabemos por experiencia mundial que son las minas de carbón donde se han dado ciertos accidentes, pero en otras minas son accidentes tantos como ir pasando por la calle y que lo atropellen o choque con otro, pero los riesgos de seguridad, yo creo, del trabajador mexicano en general, en las industrias, en la manufactura, en los servicios o en la minería, son bastante buenos, habría que ver en qué lugares no lo son, hablo de la economía formal, no del vendedor ambulante que está toreando coches en la calle, y habría que buscarlos y revisar si hay algún lugar, donde no están, corregirlos, pero yo creo que las condiciones de trabajo en general, y esto valdría la pena que lo platicara el Presidente del Consejo Coordinador Empresarial, su opinión, yo no creo que haya una relación de falta de seguridad en las empresas en México.

Moderadora:
Pregunta de César Cruz.

CC:
El Gobernador Moreira, ¿comparte esta opinión?

Humberto Moreira (HM):
Agregaría que tendríamos que revisar las condiciones de las diferentes industrias, mineras hay empresas como Micare o Mimosa que son ejemplos de como se debe llevar las condiciones de seguridad; sin embargo, hay espacios que autoriza la Secretaría del Trabajo su explotación, como son los pocitos que son los tiros verticales que tienen otras condiciones de seguridad.

CC:
Señor Slim, un par de preguntas al respecto, usted ha expresado “en mi ánimo”, “en mi opinión” y voy apelar a eso; México vive un proceso electoral que se está desarrollando ahorita, en su ánimo, en su opinión, ¿quién de los tres candidatos que son los principales, Obrador, Madrazo y Calderón, debe de ganar el próximo 2 de julio? o ¿cuál de estos candidatos le llena a usted más el ojo?, ahora sí que por la estatura que usted tiene nos gustaría conocer su opinión

CSH:
En mi ánimo y en mi opinión me lo guardo.

Moderadora:
Y les agradecemos su presencia buenas tardes.