Todos queremos un país con

Seguridad, educación, empleo, salud
y crecimiento económico.

Reunion Regional Morelia

Morelia, Michoacán, a 6 de marzo de 2006.


Boletín Informativo

El día de hoy se realizó en la ciudad de Morelia, Michoacán el QUINTO ENCUENTRO REGIONAL del “Plan de Extensión Nacional e Inclusión Ciudadana” del Acuerdo de Chapultepec. El tema de este encuentro fue el Desarrollo de capital físico, y su coordinación estuvo a cargo del Ing. Carlos Slim Helú.

Participaron en este encuentro los gobernadores Lázaro Cárdenas Batel, de Michoacán, Zeferino Torreblanca Galindo, de Guerrero, Sergio Alberto Estrada Cajigal, de Morelos, Ulises Ruiz Ortiz, de Oaxaca y Manuel Andrade Díaz, de Tabasco.

El Gobernador de Michoacán, afirmó que “una de las claves del crecimiento económico es el desarrollo de la logística, entendida como la capacidad de movilización oportuna y eficiente de bienes y servicios, desde sus productores hasta los mercados. Apostamos desde esta región al desarrollo de un corredor logístico de transporte multimodal, desde el Puerto de Lázaro Cárdenas hasta la ciudad de Kansas, que es un importante distribuidor de mercancías, con lo que buscamos generar desarrollo regional por todas las zonas por donde pase este corredor logístico”.

El Ing. Slim Helú dijo que: “El desarrollo de la ingeniería y la construcción mexicanas libera el desarrollo, consume mayoritariamente insumos nacionales, tiene grandes efectos intereconómicos nacional y regionalmente, genera mucho empleo formal, temporal, permanente, dinamiza la economía nacional, privilegia la economía real sobre la financiera y convierte el ahorro nacional en inversión productiva en lugar de financiar gasto corriente”.

El Gobernador de Guerrero señaló su beneplácito “por este ejercicio de democracia participativa, celebrar el que aquí podamos compartir propósitos e ideales y celebrar también que todos estamos ciertos del esfuerzo conjunto y decidido para mejorar las condiciones de vida de la mayoría de los mexicanos”.

El Gobernador de Morelos aseveró que “la formación de capital físico es un aspecto que debemos enfrentar unidos gobierno, empresarios y sociedad; no me refiero a cómo conseguir más recursos, sino a su generación, a su transferencia y utilización para lograr un desarrollo armónico y equilibrado con condiciones más equitativas en cuanto a la redistribución del ingreso y ampliar así la gama de satisfactores que ofrecer a la sociedad”.

El Gobernador de Oaxaca afirmó: “Estoy seguro que la ubicación estratégica que tiene el Istmo de Tehuantepec para conectar el Pacífico con el Atlántico, a Europa con Asia, es todo un potencial de desarrollo que puede incluso cambiar la simetría entre el sureste y el norte del país”.

Finalmente, el Gobernador de Tabasco, concluyó: “El Acuerdo de Chapultepec que hoy nos reúne es importantísimo para la gobernabilidad y para el futuro de nuestro país. Este tipo de encuentros nos llama a la unidad, a recuperar lo mejor de nuestra identidad como nación y como mexicanos, a sumar para construir un mismo modelo de país”

Los primeros CUATRO ENCUENTROS REGIONALES se desarrollaron en Zacatecas, Mérida, Monterrey y Veracruz, con los siguientes temas respectivamente: El Espíritu del Acuerdo, organizado por el Ing. José Luis Barraza;  Desarrollo con justicia: crecimiento económico y empleo, coordinado por Fernando Solana; Estado de Derecho y seguridad pública, organizado por Ma. Elena Morera; Desarrollo de capital humano y social, coordinado por Francisco Hernández Juárez..

Concluido el Quinto Encuentro Regional en Morelia, con el tema Desarrollo de capital físico, organizado por el Ing. Carlos Slim Helú, el Sexto y Séptimo eventos regionales se celebrarán en las ciudades de Chihuahua y Guadalajara, con los temas Reforma de la Administración Pública, cuya organización está a cargo de Don Heladio Ramírez y Conclusiones: acciones y compromisos para construir un Acuerdo Nacional, coordinado por Epigmenio Ibarra.

Los coordinadores de estos encuentros son miembros de la Comisión de Información y Seguimiento del Acuerdo de Chapultepec.

Para más información sobre el Acuerdo de Chapultepec, está a disposición del público la página www.acuerdodechapultepec.org.mx, en la que las personas interesadas pueden suscribirse, así como en el 01-800-228-37-36

Moderador:
Hace cinco meses, en el Castillo de Chapultepec y a invitación del Presidente del Grupo Carso, ingeniero Carlos Slim Helú, se realizó una reunión de interés nacional con la asistencia de 300 personalidades que representaron en forma personal a cada uno de los diversos ámbitos de la sociedad del país.

Como resultado de ese evento se firmó el Acuerdo Nacional para la Unidad, el Estado de Derecho, el Desarrollo, la Inversión y el Empleo que ahora todos conocemos como el Acuerdo de Chapultepec.

De ese mismo acuerdo emergió la Comisión de Información y Seguimiento, que a su vez dio inicio con el Plan de Extensión Nacional e Inclusión Ciudadana. De las tareas realizadas por esa comisión ya se han desarrollado importantes trabajos en las ciudades de Zacatecas, Mérida, Monterrey y Veracruz, ahora corresponde a Morelia, capital del estado de Michoacán, ser la sede del quinto evento, con lo cual se reafirma el espíritu positivo de un gobierno diferente.

Señoras y señores, estamos pues participando en el Encuentro Regional Morelia del Plan de Extensión Nacional e Inclusión Ciudadana. Presiden este evento el ciudadano Lázaro Cárdenas Batel, Gobernador Constitucional del Estado; el ingeniero Carlos Slim Helú, Coordinador del Acuerdo de Chapultepec y Presidente del Grupo Carso; el contador público Zeferino Torreblanca Galindo, Gobernador Constitucional del Estado de Guerrero; el licenciado Sergio Alberto Estrada Cajigal, Gobernador Constitucional del Estado de Morelos.

El licenciado Ulises Ruiz Ortiz, Gobernador Constitucional del Estado de Oaxaca; el licenciado Manuel Andrade Díaz, Gobernador Constitucional del Estado de Tabasco; el licenciado Jorge Adolfo Reza Maqueo, Presidente de la Mesa Directiva del Honorable Congreso del Estado de Michoacán; el licenciado Enrique Bautista Villegas, Secretario de Gobierno del Estado de Michoacán; el licenciado Salvador López Orduña, Presidente Municipal de Morelia, sede.

El ingeniero José Luis Barraza, Presidente del Consejo Coordinador Empresarial y miembro de la Comisión de Información y Seguimiento del Acuerdo de Chapultepec, y la ciudadana María Elena Morera, Presidenta de México Unido Contra la Delincuencia.

Agradecemos en todo le que vale la asistencia de los señores legisladores, también de los señores visitantes distinguidos de otras entidades, de servidores públicos de los tres niveles de gobierno, del estado y municipios; asimismo, agradecemos la presencia de los señores inversionistas, el público en general y nuestros amigos de los medios informativos, muchas gracias.

Señoras y señores, en este momento escucharemos las palabras que emitirá el ciudadano Lázaro Cárdenas Batel, Gobernador Constitucional del Estado.

Discurso de  Lázaro Cárdenas Batel, Gobernador Constitucional del Estado de Michoacán.

Muy estimados colegas, gobernadores de Guerrero, Zeferino Torreblanca; de Morelos, Sergio Estrada Cajigal; de Oaxaca, Ulises Ruiz; de Tabasco, Manuel Andrade; señor Diputado Presidente de la Mesa Directiva del Congreso del Estado, señor Presidente Municipal de Morelia, ingeniero Carlos Slim; licenciado José Luis Barraza, Presidente del CCE, doña María Elena Morera, César de Anda, firmantes impulsores de este Acuerdo de Chapultepec, señores diputados, señores empresarios, muy distinguidos asistentes, amigos todos.

En Michoacán nos sentimos muy complacidos de que este encuentro se lleve a cabo en nuestro estado. Hace algunos meses, en noviembre, los gobernadores recibimos en la sesión de la Conago, en Coahuila, a quienes hoy nos acompañan, impulsores firmantes del Acuerdo de Chapultepec. El conjunto de los gobernadores signamos también el Acuerdo y se manifestaba en esa reunión la importancia de regionalizarlo, la importancia de que en cada estado pudiéremos tener un encuentro como éste y pudiéramos iniciar acciones para llevar a la práctica lo que postula, que en esencia compartimos muchos mexicanos.

Yo me sumo a la bienvenida que damos los michoacanos a quienes hoy nos acompañan, señor Presidente Municipal de Morelia, también es un privilegio junto con usted recibir a nuestros visitantes.

Michoacán es un buen escenario para abordar el tema que hoy nos ocupa, que es el desarrollo del capital físico. Por su localización geográfica, por su especialización en distintas ramas económicas, por la vocación productiva de nuestro estado, la generación, el mejoramiento y la generación de infraestructura física, son condiciones esenciales para nuestro desarrollo.

Estamos ubicados entre las dos mayores ciudades de nuestro país, entre dos mercados regionales muy importantes en México y, al mismo tiempo, nuestro puerto de Lázaro Cárdenas es un punto fundamental en la relación económica que existe entre nuestro país y la Cuenca del Pacífico, por una parte; Norteamérica, por la otra región con la que tenemos una enorme relación cotidiana, un enorme intercambio que no se limita a lo comercial; que tiene un elemento fundamental que es la migración, la gran migración de nuestra gente, de muchos mexicanos a aquel país del norte, a los vecinos del norte, porque aquí todavía no se generan las oportunidades suficientes de empleo, de desarrollo, que es objetivo nuestro, objetivo común nuestro, generar aquí en nuestro país.

Tenemos muy claro que una de las claves del crecimiento económico es el desarrollo de la logística, entendida como la capacidad de movilización oportuna y eficiente de bienes y servicios, desde sus productores hasta los mercados, donde quiera que éstos se encuentren.

Hoy estamos apostando desde esta región del país, al desarrollo de un corredor logístico de transporte multimodal que va desde el puerto de Lázaro Cárdenas hacia el centro de Estados Unidos, específicamente hasta la ciudad de Kansas, que es corazón geográfico de ese país y que se ha convertido en un distribuidor importante de mercancías para llegar a distintos mercados de Norteamérica; el enlace y la sincronización de los medios de transporte marítimo, ferroviario, carretero y aéreo, resulta crucial para consolidar este corredor logístico.

El Acuerdo de Chapultepec se propone promover la unidad, el Estado de Derecho, el desarrollo, la inversión y el empleo. En este espíritu nos parece fundamental una la triple apuesta por el capital físico, por el capital social e intelectual y por el desarrollo institucional. Ello, sin embargo, no sobrevendrá por un mero ejercicio voluntarista; es necesario, como se propone el Acuerdo, instrumentar la estrategia de extensión nacional y de inclusión ciudadana. Nos proponemos emprender esta tarea por los mecanismos que nuestro sistema democrático provee para la construcción de acuerdos políticos en el seno de la sociedad en su conjunto.

La pobreza y la desigualdad regional nos plantean la exigencia de impulsar estrategias de desarrollo incluyentes y participativas. Creo que tenemos un amplio consenso en este sentido, eso es justamente el mandato que a cada uno  de nosotros, nuestros electores nos han otorgado.

Concordamos en lo que hay que hacer y tenemos, al mismo tiempo, el desafío de construir acuerdos respecto a cómo hacerlo. Promover el desarrollo con justicia, en el marco de un Estado de Derecho, es el objetivo que nos hemos propuesto. Los objetivos de política pública han de dotarse de instrumentos específicos, han de abordar los cómos, para que las palabras que aquí pronunciemos no se las lleve el viento.

¿Cuáles son entonces los instrumentos de política pública para dotarlos del capital físico que necesitamos? Por una parte, una legislación que promueva la inversión en proyectos de infraestructura física. Recientemente, el Congreso del Estado de Michoacán aprobó reformas con el propósito de hacer factibles los proyectos de asociación de capital privado con la inversión pública, para carreteras, para equipamiento y para infraestructura física.

Por otro lado, los temas de coordinación fiscal, jurídico y político, entre los tres niveles de gobierno, para incluir a las ciudades medias, a las regiones, en la definición de los proyectos de infraestructura y en el beneficio que estos proyectos de infraestructura deben traer.

Ya no podemos pensar únicamente en megaproyectos que incluyan a los grandes centros urbanos. Es necesario descentralizar el desarrollo, arraigarlo a nivel local y regional, que los grandes proyectos tengan una consecuencia local positiva, por supuesto. Hace un momento mencionábamos el caso de nuestro puerto de Lázaro Cárdenas, de su importancia en el marco de la relación entre México y Asia Pacífico, entre México y Norteamérica.

Sin duda, el desarrollo del puerto, de las vías de comunicación que lo unan a esos grandes mercados, pues es un tema fundamental, de gran importancia para el país, pero no haría mayor sentido en Michoacán, no haría mayor sentido para los michoacanos, si una obra, si un proyecto de infraestructura de esta magnitud, de estos alcances, no se acompaña por obras locales, no se acompaña, por ejemplo, por el eje que va desde Guerrero hasta Jalisco, atravesando toda la tierra caliente, de Huetamo hasta Apatzingán, no haría mayor sentido si no se acompaña por la infraestructura de salud, por ejemplo, logrando que nuestros ciudadanos que viven en regiones marginadas del estado, algunas de las cuales va a atravesar justamente este corredor logístico que nace en Lázaro Cárdenas, puedan tener acceso a los servicios de salud, a los servicios de educación con calidad, de vanguardia, porque no puede ser de otra manera.

No tendría mucho sentido para Michoacán ser parte de este corredor, ser parte fundamental de este corredor, si en el desarrollo del mismo no se contemplan los aspectos ambientales, por ejemplo, si no se contemplan los entronques con ciudades medias, con regiones del estado que no podrían nada más ver pasar un corredor de éstos sin recibir un beneficio de su desarrollo.

Una a las razones por las cuales, entre otras, no ha sido posible concretar consensos en torno a reformas estructurales como la reforma fiscal, como la reforma al sector energético, como otras importantes que se han planteado para el país, además de desacuerdos en la visión, en los enfoques, en buena medida también ha sido porque en el seno de la sociedad mexicana, o en buena parte de la sociedad mexicana persisten dudas, persiste desconfianza respecto a cuáles van a ser los beneficios para el general de la gente.

Resulta, por lo tanto, insuficiente consensuar los proyectos a nivel de cúpula; yo por eso celebro que este Acuerdo esté buscando acercarse a la realidad de cada región del país, a la realidad de cada estado.

En el caso de la infraestructura física, sólo en la medida que seamos capaces de demostrar que los proyectos de infraestructura efectivamente se traducirán en beneficios para la población a nivel local, es que vamos a contar con el apoyo de los ciudadanos, no sólo con el apoyo, sino con la exigencia de los ciudadanos para que podamos concretar esos proyectos.

A ello aludo la extensión nacional, la inclusión ciudadana, que son propósitos expresos del Acuerdo de Chapultepec. El desarrollo del capital físico trae consigo retos técnicos para construir mejores puertos, nuevas autopistas, sistemas de riego adecuados para la agricultura; más aeropuertos, mayor conectividad en Internet, por ejemplo; en México tenemos algunos de los mejores ingenieros del mundo, cuya participación es imprescindible para lograr estos propósitos.

Sin embargo, el desarrollo del capital físico es también un desafío político, porque requiere de la construcción de una nueva cultura que incorpore directamente a los organismos de la sociedad civil para que todos los mexicanos asumamos como propios los problemas que enfrenta nuestra nación y nos involucremos en construir soluciones a dichos problemas.

En México del 2006 ya no funcionan ni el autoritarismo que impone desde arriba, ni el paternalismo que suplanta a la sociedad. Los mexicanos reclaman acuerdos entre gobierno y sociedad con el fin de echar para adelante al país; el próximo gobierno, la próxima Legislatura al Congreso de la Unión deberán trabajar en este sentido.

En suma, la inclusión social pasa por un gobierno democrático que rinda cuentas y que cumpla con su mandato y una sociedad informada y participativa que se involucre en los asuntos públicos. Dotar a este país del capital físico que necesita requiere de una cultura política en donde cada uno de nosotros asuma su responsabilidad y cumpla con sus compromisos en un marco de igualdad ante la ley. A final de cuentas eso es la democracia y eso es, estoy seguro, el espíritu del Acuerdo de Chapultepec.

Nuevamente muy bienvenidos todos a Michoacán, muy bienvenidos a Morelia, muy bienvenidos a este palacio de Clavijero. Muchas gracias.

Moderador:
Tendremos enseguida, con el apoyo o respaldo de las pantallas y proyectores, la presentación del video que lleva el título “Acuerdo de Chapultepec”.

(Insert de video)

Moderador:
“Desarrollo de Capital Físico” es el título del tema que en este momento abordará el ingeniero Carlos Slim Helú, coordinador del Acuerdo de Chapultepec.

Discurso de Carlos Slim Helú, Presidente del Grupo CARSO

Muy buenas tardes, es un privilegio estar en Morelia, en este recinto, con la hospitalidad de su Gobernador, del Gobernador de Michoacán, y la presencia de tan distinguidos gobernadores, da mucho gusto que los gobernadores -a pesar de ser de tres estados, de tres partidos-, puedan trabajar como los vimos en una gran armonía a los 31 gobernadores del país y al jefe de Gobierno, teniendo consensos, cambiando impresiones, conviviendo, ese es el tipo de cosas que estimulan mucho.

Muchas gracias al Gobernador de Guerrero, de Morelos, de Oaxaca, de Tabasco, por acompañarnos; gracias al Presidente Municipal de Morelia, gracias a todos ustedes por estar con nosotros esta tarde.

Desde que dejamos de ser nómadas, cazadores y recolectores y nos asentamos en fértiles valles abundantes en agua, flora y fauna, que eran verdaderos paraísos terrenales, el capital físico ha sido, es y será una condición necesaria para el desarrollo; el capital físico es a la vez causa y efecto del desarrollo.

El hombre sedentario que inicia así la civilización y la infraestructura física, hace que ésta se vuelva indispensable y es, sin duda, el factor y huella del esplendor de los pueblos de los últimos cinco mil años. Toda la historia de estos países y su esplendor lo conocemos por las huellas que su capital físico dejado; igual Mesopotamia, Egipto, en Asia, en Fenicia, en Grecia, en Roma, Europa y en Mesoamérica.

Es indudable, es indiscutible la importancia que significa la formación y desarrollo del capital físico en un país. Y  hoy, en México, todos los entornos, interno y externo, son muy favorables, como nunca que yo recuerde, para México, para poder desarrollar nuestro capital físico con tantos rezagos y hacer de esos rezagos, oportunidad, formando y desarrollando no sólo el capital físico, sino también capital humano.

Vamos a plantear mañana un ambicioso programa de construcción y modernización de nuestra infraestructura, son 109 proyectos de prioridad nacional que estamos además claros de que son adicionales a las numerosas necesidades de infraestructura estatal y municipal, se van a plantear estos programas, pero además se van a ofrecer por parte de la banca mexicana los recursos financieros para este efecto.

No cabe duda que aparte de esos proyectos que están planteados y que hay que desarrollar, necesitamos más ingeniería, más y mejor ingeniería mexicana para la realización de estos proyectos.

La ingeniería mexicana tiene clase mundial, ha sido constructora en el siglo XX del México moderno; tuvo una interrupción por los famosos proyectos llave en mano, pensamos que México debe dejar de ser un proyecto llave en mano y volver a impulsar esa ingeniería de clase mundial que impulsó tanto la modernización de nuestro país.

Esta ingeniería de clase mundial absorbe y desarrolla tecnología muy rápidamente, pero para el reto que tenemos no es suficiente. Eso exige incorporar aceleradamente a las nuevas generaciones para que la ingeniería que usemos sean más ingeniería mexicana. Se redujo del 80 por ciento hace 20 años a un 20 por ciento la ingeniería mexicana, es indispensable recuperar su presencia y su excelencia.

Entre paréntesis se va, aparte de anunciar estos proyectos, plantear un fondo de apoyo para financiar a las empresas de ingeniería, no para la construcción, no para las constructoras, sino para las empresas de ingeniería, con recursos de empresas del Estado, de instituciones del Estado y del sector privado.

La idea de este fondo es que se impulse más esa ingeniería mexicana, esos despachos, esas compañías que desarrollan ingeniería, para evitar tener que acceder a ella afuera.

Es interesante también destacar que los montos de inversión que se han estudiado por parte de ingenieros expertos están del orden del 8 por ciento del PIB, esto es 65 mil millones de dólares de inversión anual en nuestra infraestructura. De esos 65 mil millones prácticamente la mitad ya se está invirtiendo y lo que necesitamos es invertir alrededor de un poco más de 30 mil millones de dólares más para poder eliminar nuestros rezagos y ponernos al día con nuestra infraestructura nacional.

Este aumento del orden del 4 por ciento del PIB, alrededor de 30 mil millones, poco más, incluye a todos los sectores, y aunque parece ser una cifra muy importante, combinando la restringida y la insuficiente inversión pública con ahorro social y privado, el ahorro social es el que proviene, sobre todo, de los fondos de retiro, cuyo monto es muy importante, aunque parece una gran cantidad, este aumento de inversión con recursos privados y sociales, y obviamente con el financiamiento de la banca mexicana, y seguramente extranjera, es solamente del orden de la tercera parte de los ingresos anuales de Pemex, es cercano al crecimiento de las aportaciones que se incrementaron de Pemex al gobierno de 2001 al 2005, ese incremento de aportaciones fue del orden de 30 mil , 29 mil millones de dólares, pero con un petróleo a 38, cerca de 39, y hoy está a 50 dólares. Es nada más para medir un poco la magnitud y la viabilidad de la inversión que parece ser nos podría espantar.

Insisto, es importante que México deje de ser un país llave en mano y que sus concursos favorezcan la ejecución externa. Hay que cambiar el embudo de lado.

El desarrollo de la ingeniería y la construcción mexicana libera el desarrollo, consume mayoritariamente insumos nacionales; tiene grandes efectos intereconómicos nacional y regionalmente; genera mucho empleo formal,  temporal y permanente; dinamiza la economía nacional, privilegia la economía real sobre la financiera y convierte el ahorro nacional en inversión productiva en lugar de financiar gasto corriente.

Si queremos invertir más, si queremos crecer más hay que invertir más, y si lo hacemos en infraestructura hecha en México el efecto es inmediato y detona la inversión en otros sectores.

Es importante darnos cuenta que aunque es necesaria una reforma fiscal, que tenga un sentido importante como debe ser, como instrumento fundamental de la política económica, que ésta no sea simplemente recaudatoria, que sea una política económica y su instrumento fiscal, que impulse el desarrollo sostenido de la estabilidad y el crecimiento con empleo, y que esos recursos que son insuficientes, los fiscales, que se complementen con recursos sociales, del ahorro social y privado.

Es imposible pensar que con recursos fiscales pueda financiarse porque los recursos fiscales, como saben, son recursos de flujo, cuánto ingresó este año y cuánto salió este año, y todos sabemos que una inversión de capital no se puede financiar en un año. Entonces, requiere de recursos adicionales independientemente de que la forma de contabilidad de las cuentas públicas siempre van a hacer difícil que haya inversión. Pero lo que tendría que hacer esas cuentas públicas, esos ingresos del año, es tener la capacidad y generar el flujo necesario para pagar esas inversiones en 15, 20 o 30 años.

Había preparado una tablita que se las voy a platicar porque no la puedo pasar; Pemex necesita una inversión anual del orden de 18 a 20 mil millones de dólares, y estar invirtiéndolos se hacen seis mil millones de dólares más, ¿para qué es esa inversión?, bueno pues es para exploración, más exploración, más explotación, más refinación, el gas que es muy importante; la modernización de sus ductos, de sus plantas, trabajar en investigación y desarrollo, etcétera. Y aquí, este monto de seis mil millones de dólares por supuesto que ahora no representa ningún problema porque es autofinanciable y puede haber inclusive financiamiento privado como son los Petrobonos, o en algunos sectores que pudiera haber inversión privada como es la petroquímica, por ejemplo, en donde ya la hay además.

Entonces, esos seis mil millones de dólares, son 12 dólares por barril; entonces, es la diferencia entre 38 y 50 dólares que está, y de los 27 del presupuesto anterior, nos sobran 23 dólares, es el doble el aumento sobre el presupuesto del 2005. Entonces, no cabe duda que esa capacidad existe y lo que requiere Pemex, al igual que CFE y las empresas del Estado, que se establece en el Acuerdo, es que salgan del presupuesto, que tengan autonomía de gestión y que dejen de estar formando parte del presupuesto, para evitar que las inversiones de Pemex y CFE vayan al gasto y tengan  que financiarse con el ingreso del año. No es posible financiar 20 mil millones de dólares de Pemex y cinco mil millones de CFE, 25 mil millones de dólares simplemente de estas dos grandes instituciones, con los ingresos del año, entonces hay que sacarlas del presupuesto, está contemplado en el Acuerdo, sacarlas del presupuesto, darles autonomía de gestión y que realicen su inversión.

Igual en la energía eléctrica, ahí se necesita modernizar plantas obsoletas, darle calidad y continuidad al servicio; dar más productividad, obviamente al modernizarse obtiene mayor productividad, y que tenga precios competitivos y transparencia de sus subsidios. Es importante los precios competitivos, porque a veces se vuelven fuente de recaudación fiscal los precios.

En el caso de la energía eléctrica como de Pemex, en los dos casos son empresas muy rentables, autofinanciables y que hay que sacarlas del presupuesto para que no tengan el problema de que esa inversión anual vaya como gasto y nos lleve a finanzas públicas aparentemente no sanas, o tengamos que darle la vuelta con Pidiregas y algún otro tipo de maquillaje cosmético para poderle, contablemente, dar la vuelta.

En salud y educación se estimaban seis mil millones al año, se está invirtiendo la mitad, también hay que duplicarla para tener cobertura universal, modernizar los equipos, mejorar la calidad. En la educación, buscar universalizar la cultura digital, pasar del analfabetismo, de alfabetizar a educar en esta civilización del conocimiento con la cultura digital.

Y esto, el financiamiento, se puede dar con los PPS, o sea, financiamiento privado para servicios públicos. El transporte aéreo son alrededor de mil millones de dólares, el carretero dos mil, los ferrocarriles dos mil, las telecomunicaciones cuatro mil, los puertos dos mil 500, los aeropuertos mil 500, todos ellos básicamente, salvo las carreteras, se financian ya porque son privados y no tiene el Estado que usar recursos para ese efecto.

En el transporte aéreo lo que quisiéramos son precios más bajos y, por supuesto, con precios más bajos se incrementará el pasaje y nos hará competitivos; en el transporte carretero necesitamos una red moderna y más eficiente; en los ferrocarriles tendrá que tener más crecimiento, algo de modernización y, sobre todo, ampliación de la red en pequeños tramos; en las telecomunicaciones, convergencia, cobertura universal; los puertos los tenemos muy rezagados, hay que hacerlos modernos, suficientes y competitivos, y los tienen muy rezagados porque todos los puertos de los Estados Unidos están saturados, entonces es una gran área de oportunidad, saturado el Canal de Panamá y saturados todos los puertos de Estados Unidos, México es una gran oportunidad de recibir carga y transportarla principalmente a los Estados Unidos, eso es un campo muy importante, hay varios puertos en ese sentido, incluyendo Salina Cruz, en el Istmo.

En turismo tenemos un gran potencial para desarrollar ese potencial integralmente y también para poder ofrecer, sobre  todo en algunos lugares de la frontera norte, segunda residencia para gente de los Estados Unidos; poder tener una casa por muy pocos miles de dólares, disponible, con un mar, con un clima formidable, campos de golf, etcétera, cosas que no pueden tener en su país.

Y por último, respecto a toda esa inversión adicional que decía yo del orden de 32 mil millones de dólares, creo que la más sensible, la más rezagada, en donde más inversión hay y en donde encontrar la combinación de la inversión pública y privada es un poco más complejo, pero sin duda hay forma de hacerlo, que es el agua y el medio ambiente. 

El agua en la que es necesario optimizar el recurso, que además es un recurso renovable y reciclable, no hay nada más bonito que tener un recurso renovable y reciclable, pero hay que reciclarlo y manejar la renovación con inversión, optimizar este recurso, el saneamiento, la arquitectura de la red de agua potable y drenaje, el tratamiento, la conducción, etcétera.

Es el problema más grande quizás, para hablar de dimensiones, estamos hablando de seis mil millones de dólares  al año de inversión, quizá la más notable en la Ciudad de México, en donde hay que hacer drenajes diferenciados, drenajes pluviales, la zona sur no tiene drenaje, revisar la red, quitar las fugas que es del 40 por ciento, y bueno, siendo un servicio público aquí cabe mucho el subsidio cruzado, cobrarle al pequeño consumidor hasta 30 metros cúbicos, por decir una cifra, un peso por metro o prácticamente gratis, y al consumidor alto, en la parte marginal, pues que sea un servicio que pague y que pueda ser costeable invertir sustancialmente en toda la red de agua, a los gobiernos municipales, estatales y al federal.

Entonces, bueno, éstos son alrededor de 30 mil millones de dólares, es una cantidad importante, pero traté de dimensionarla y definir muy rápidamente, comentar más bien cómo y con qué puede financiar esta infraestructura.

Pienso que si los muy favorables entornos, interno y externo, prevalecen, se vuelve una gran oportunidad de México para impulsarlo. ¿Cuáles son el entorno externo? El entorno externo es que hay una economía mundial dinámica, creciendo de manera sustancial, más que nosotros, con muchos recursos financieros disponibles para financiar el desarrollo, buscando donde pueden invertir, y México sin duda sería una gran oportunidad, pero también tenemos un precio del petróleo de 50 dólares, mexicano, la mezcla mexicana, que son 35 mil millones de dólares al año, tenemos también más de 35 mil millones de dólares al año, son 50 por 20, son cien millones de dólares diarios, 36 mil 500 millones de dólares.

Son 36 mil  más 20 mil de remesas, 12 mil etcétera. Tenemos una situación muy favorable que se combina con un mercado financiero también donde tenemos recursos a tasas muy bajas, disponibles a largo plazo a tasa fija. Entonces esa gran oportunidad no deberíamos de desaprovecharla.

Lo que he venido comentando es que necesitamos romper la barrera del subdesarrollo, y con todo este tipo de condiciones favorables, internas y externas, no tengo duda que si nos aplicamos y acordamos y nos movemos en esa dirección, nos iremos rápidamente a lograr un crecimiento con empleo sustentando, retroalimentado y formando capital físico, que es el detonador, y humano.

Entonces, nada más me resta insistir en la importancia de que nos pongamos de acuerdo y empecemos a realizar las acciones para obtener los resultados.

Quiero también subrayar, para diferenciar un poco lo que era la sociedad agrícola: en la sociedad agrícola, que duró diez mil años, se luchaba por la tierra y se explotaba a la tierra y al hombre, por eso había esclavos, siervos, encomendados, o algunos países eran tributarios.

En esta sociedad moderna de conocimiento se lucha por el conocimiento y por el mercado. Entonces busquemos que en esta nueva etapa formemos más a la gente, tengamos mejores conocimientos, estudiemos, nos preparemos, mayor educación y que el mercado, que es muy importante el mexicano, pues analicemos qué nos conviene hacer, y con un sentido de urgencia movernos para aprovechas las oportunidades.  Muchas gracias.

Moderador:
Hará uso de la palabra enseguida el contador público Carlos Alvarez Reyes, Secretario de Administración y Finanzas del Estado de Guerrero.

Discurso de Carlos Alvarez Reyes, Secretario de Administración y Finanzas del Estado de Guerrero.

Buenas tardes distinguidos miembros del presidium, distinguidas y distinguidos todos.

Como decía don Carlos Slim en relación al enfoque del desarrollo del capital físico de causa y efecto, nosotros consideramos también que se debe modificar el viejo concepto de la infraestructura como un fin en sí mismo, y verlo como un medio de alcanzar metas concretas del desarrollo.

Algunos especialistas del Banco Mundial han desarrollado la idea de tasa de ahorro genuino, también llamada inversión genuina, que señala que a la acumulación del capital físico tradicional el valor se le resta el valor estimado del agotamiento de los recursos naturales y la contaminación, y se le añade o se le suma, el valor del capital humano, derivado principalmente de la inversión en educación y servicios básicos de atención de la salud.

Una autopista, por ejemplo, no es sólo un medio de comunicación entre dos puntos, sino un elemento estructurador que, entre otros beneficios, promueve el desarrollo regional y, por ende, su esquema de inversión-recuperación debe incluir los medios para financiar y captar recursos como consecuencia de todo lo que se ve influenciado por el proyecto.

Entre algunas ideas que podríamos aportar en este foro es, también en línea con lo que decía don Carlos Slim, el de fomentar la cultura de la infraestructura, con ello crear en la población una visión de su importancia, de su costo, de la necesidad de su conservación, modernización y ampliación, y con pleno respeto a la soberanía de los tres niveles de gobierno, y donde todos los actores sociales valoren y coadyuven en su fomento y desarrollo, y que la población aprenda a cubrir los costos de los servicios que recibe.

También es necesario incorporar a las comunidades donde se realizan proyectos sin fomentar su desalojo ni su marginación. Grandes obras como el nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, no hubiesen naufragado si en lugar de buscar erradicar a los legítimos dueños de la tierra, se les hubiera ofrecido un esquema de participación como socios en una o varias inmobiliarias sociales, donde resultaran beneficiados del desarrollo propuesto, independientemente de que dicho desarrollo se hubiera convertido en generador de fuentes de trabajo.

También es muy importante escuchar aquí lo que se ha dicho respecto al fondo para financiar las firmas de ingenieros. Platicando con algunos constructores mexicanos nos decían que pareciera ser que hoy las reglas claras para permitir la inversión privada están dirigidas para favorecer a los grandes consorcios extranjeros.

Hace unos pocos años, prácticamente, toda la infraestructura de que goza el país, fue realizada por ingenieros nacionales, que según lo que ellos comentan, se ven reducidos hoy al papel de destajistas de las grandes corporaciones trasnacionales.

También es necesario adecuar y modernizar y homologar el marco jurídico entre las entidades federativas y el Gobierno Federal para, entre otras cosas, lograr proyectos de inversión multianual donde el gobierno norme y sea rector, y donde la inversión privada sea factor de éxito para dotar de infraestructura y equipamiento.

También ser factor para elevar la competitividad al dotar de servicios e infraestructura en un plazo más corto que hacerlo con recursos fiscales, como señalaba aquí el señor Slim.

Lograr un desarrollo regional, pero respaldando cada proyecto de inversión con una evaluación social que permita conocer cuantitativa, pero más que nada cualitativamente, el impacto de la infraestructura en el bienestar social que produce la ejecución de esos proyectos en el mediano y largo plazos.

Como decía ya, erradicar en la sociedad la cultura del no pago de los servicios, y también de las contribuciones; homologar reglas para favorecer proyectos regionales donde varios municipios o dos o más entidades federativas dispongan de mecanismos para dar viabilidad a proyectos de entorno regional.

Una agenda de política públicas o de inversión de capital físico desde el México meridional, donde se encuentra enclavado el estado de Guerrero, en particular la región sur-sureste de México, estamos viendo como se está impulsado una serie de modificaciones institucionales muy severas, como la modernización administrativa, el combate a la corrupción y a estructuras monopólicas para dar mayor eficacia y corresponsabilidad, más transparencia; y para aprovechar las potenciales de la región sur-sureste, elevar el bienestar de la población y en el lenguaje de las economistas reducir los costos de la transacción.

La asimetría regional del país hace pertinente para el sur-sureste el uso de políticas publicas diferenciadas, acordes con los que pides estratégicos. Por ejemplo, las políticas de precios uniformes de los energéticos en todo el país seguidas hasta 1996, trasladaron ventajas del sureste rico en potencial hidroeléctrico e hidrocarburos, se trasladaron hacia las regiones centro y norte del país.

El sur-sureste no quiere compasión, demanda oportunidades para aportar plenamente al desarrollo nacional y saldar buena parte de una deuda histórica con los más pobres del país.

Conscientes de una realidad compleja, pero también del potencial natural y humano, en Guerrero se emprende la transformación de la forma de ser y hacer gobierno, para con visión de futuro articular esfuerzos en múltiples dimensiones, federación, estados, municipios, autoridades, sociedad civil, inversiones públicas e inversiones privadas, poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial. Después de tantas décadas de rezago y corrupción, la prioridad en Guerrero es reorientar el rumbo de nuestro estado para lograr un desarrollo verdaderamente sostenible e influyente.

El gobernador Zeferino Torreblanca está haciendo su mejor esfuerzo para implementar políticas públicas idóneas que ofrezcan oportunidades de bienestar para las familias guerrerenses.

Por último, con todo lo anterior lograremos modernizar la visión de lo que se constituye como capital físico en nuestro estado, y seguramente estaremos en posibilidad de modificar la forma de planearlo, presupuestarlo, ejecutarlo y operarlo. Muchas gracias

Moderador:
Tendremos a continuación la intervención del doctor Salvador Haro Guerrero, director general del Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología.

Discurso del doctor Salvador Haro Guerrero, Director General del Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología.

Muchísimas gracias. Señor Gobernador Constitucional del Estado, ciudadano Lázaro Cárdenas Batel; ingeniero Carlos Slim, señores gobernadores que nos acompañan, honorables miembros del presidium, y disculpen por no mencionarlos a todos en aras del tiempo, amigos, amigas.

Generalmente cuando nos referimos a la ciencia y la tecnología lo primero que viene a la mente son los inventos y los descubrimientos, pero pocas veces se menciona que su nacimiento hace casi 500 años, fue producto de la búsqueda de un acuerdo entre posiciones divergentes. En un clima de absoluta intolerancia y de diferencias políticas y religiosas, grandes pensadores se plantearon la cuestión de cómo distinguir entre un conocimiento seguro o comprobable y uno falso.

Esta interrogante recorrió al derecho, donde se buscaba el mejor procedimiento para determinar con justicia la contabilidad o inocencia de los acusados. Recorrió también a la religión, en ese entonces existían sólo en Inglaterra más de 200 sectas clamando, todas ellas, su autenticidad y derecho divino.

Y en la filosofía natural, en la que se pretendía distinguir entre los nuevos conocimientos que llegaban de los nuevos mundos y la charlatanería y los mitos, en medio de guerras que dividían a países y familias, muchos se preguntaban si sería posible encontrar un método, un procedimiento en todas esas disciplinas mediante el cual se pudiera prescindir de las armas y la violencia y se pudiera llegar a un acuerdo civil.

El resultado fue una manera de pensar crítica pero a la vez prudente, una manera de pensar que privilegiaba a la evidencia y a la argumentación razonada y razonable. Con el tiempo, ese procedimiento lo conocemos como método científico.

Por ello podemos afirmar que la ciencia es una manera de ser y de pensar, es una cuidadosa, disciplinada y lógica búsqueda del conocimiento acerca del mundo social y natural; siempre sujeta a refutaciones, a correcciones y mejoras, y siempre con una actitud critica, tolerante, abierta y alejada de fanatismos.

Y no cabe duda que ese procedimiento del diálogo crítico entre científicos dio resultados, muy pronto el valor del conocimiento salió de las sociedades científicas y mostró su potencial para resolver problemas reales dándole lugar a la Revolución Industrial.

Hoy día no está por demás citar algunos ejemplos recientes. La expectativa de vida en los países en desarrollo se ha incrementado en 20 años en el último medio siglo, la producción alimentaria mundial se ha incrementado notablemente, a pesar de que la superficie cultivada es cada vez menor.

Es también gracias a la ciencia que hoy sabemos que ninguna raza es mejor que otra y que si bien los hombres y las mujeres no somos iguales, ningún género es superior.

También hemos aprendido que la sobrevivencia de la especie y de todo el mundo natural se basa en la diversidad.

Casi 50 por ciento del crecimiento económico experimentado por los Estados Unidos y los países en desarrollo en los últimos 50 años, se explica por el progreso en ciencia y tecnología y por la inversión privada que han hecho en esos países.

En la actualidad, con una economía globalizada, el conocimiento fundamental y es difícil y quizá imposible competir si no se tienen procesos continuos de innovación que permitan generar productos con mayor valor agregado.

Esta capacidad de innovación debe originarse desde los sistemas educativos, pero con una importante vinculación con las empresas y con las prioridades estatales para que los productos de la investigación puedan dirigirse hacia el desarrollo de invenciones y descubrimientos que lleguen a transformarse en productos, en tecnologías y en servicios

La innovación tecnológica es uno de los mayores desafíos, y a la vez una oportunidad para lograr un avance significativo en el desarrollo de las ventajas competitivas del Estado.

Los nuevos modelos de desarrollo social deben convertir el conocimiento, el desarrollo científico y tecnológico, las habilidades y la formación de recursos humanos, en un factor primordial de producción de bienes y servicios de alto valor agregado, competitivos además a nivel internacional, para que tanto el conocimiento como la innovación se conviertan en elementos fundamentales para la creación de riqueza y para el desarrollo social.

Pero será muy difícil innovar sin un plan de desarrollo coordinado en un nuevo contrato social basado en el conocimiento. Se requiere fortalecer e incrementar las potencialidades de infraestructura de los sistemas científicos y tecnológicos de México, e incrementar la inversión en ellos.

Aunque en México y en Michoacán contamos con excelentes científicos y tecnólogos, su número es con mucho insuficiente para los retos del futuro, la infraestructura con que se cuenta en las universidades y en nuestros centros de investigación es insuficiente y con frecuencia es obsoleta.

Se requiere fomentar redes de colaboración y vinculación entre los agentes que intervienen en la producción y uso del conocimiento. Así como garantizar la interacción entre las cadenas industriales y la investigación, creando un clima que aliente también el desarrollo empresarial con base en el conocimiento, especialmente en las pequeñas y medianas empresas, para la creación de empleos dignos, se necesita además fortalecer la interacción disciplinaria y fomentar la interdisciplinaridad y la multidisciplinaridad, promoviendo con respeto la interacción entre lo local, lo regional, lo nacional y lo internacional.

Como hace 500 años, en un clima de diversidad económica, política y cultural, pero hoy día frente a sistemas globalizados y altamente competitivos, un acuerdo para un diálogo que privilegie la argumentación, una colaboración razonada y respetuosa, una red en una verdadera sociedad del conocimiento que involucra al gobierno y a los científicos y tecnólogos, y a los empresarios, parece ser no sólo una buena idea, sino quizá, la única alternativa para un proyecto de desarrollo sostenido y sustentable.

Para terminar, sólo quisiera decir con toda certeza que la solución a los problemas actuales, nunca, nunca la encontraremos en la ignorancia, sino solamente con el conocimiento. Muchas gracias.

Moderador:
Corresponde ahora su intervención al licenciado Alfonso Martínez Equihua, empresario de Michoacán.

Discurso del licenciado Alfonso Martínez Equihua, empresario de Michoacán.

Buenas tardes a todos, señor gobernador, miembros del presidium. Escuchamos hoy y seguiremos escuchando por los próximos meses diferentes proyectos para nuestro país, escucharemos a candidatos, a diputados, a senadores y al Presidente de la República presentar sus diferencias.

Platicaremos con familiares y amigos de nuestra manera de percibir al país, de las libertades de los ciudadanos, de la participación y los límites del gobierno, de los candidatos, de los partidos, y podemos identificar en cada uno de nosotros una manera distinta de pensar como México debe salir adelante; sin embargo, hoy estamos reunidos para reconocer en qué sí estamos de acuerdo; estamos reunidos para establecer que el destino de México lo decidimos los ciudadanos, y cualquier proyecto que decida apoyar la mayoría tiene que incluir lo que acordamos todos los mexicanos.

El Acuerdo de Chapultepec pienso que surge con este espíritu y señala las bases para las que debe de funcionar el Estado mexicano, ¿y en qué estamos  de acuerdo?, estamos de acuerdo en que nuestro derecho a la seguridad física lo debe garantizar el Estado, el gobierno debe hacer respetar las leyes ejerciendo la ley, el gobierno tiene la obligación de redimir los conflictos. Sin embargo, no queremos un Estado de negociación, queremos un Estado de Derecho.

Estamos de acuerdo que en México sólo se puede crecer con una política fiscal responsable, estableciendo los cambios necesarios para que nuestras empresas puedan competir en nuestro país y en el mundo.

Estamos de acuerdo que deben existir mecanismos claros y sencillos para impulsar la inversión y el empleo como medios de obtener el crecimiento y desarrollo económico para todos los mexicanos en el campo, la industria, en el comercio y los servicios.

Estamos de acuerdo que nuestro país sólo puede mejorar la calidad de vida de sus habitantes impulsando la educación, invirtiendo en el desarrollo social y humano, en que debemos persistir en la búsqueda de la salud más allá de la atención de las enfermedades.

Estamos de acuerdo en que requerimos invertir en infraestructura física, en comunicaciones que nos permitan de nuevo, seguro y eficiente, el traslado de bienes y personas a todo lo ancho y largo del país.

Estamos de acuerdo en que el gobierno debe de trabajar para los ciudadanos, el gobierno tiene la obligación de gastar transparentemente los impuestos que todos tenemos la obligación de pagar, en la búsqueda de las mejores condiciones de vida para los mexicanos.

Son los acuerdos y la suma de nuestras diferencias los que nos hacen una nación inmensamente rica en su diversidad y cultura, que nos permiten aspirar a trabajar en el México que todos queremos ver. Muchas gracias.

Moderador:
El contador público Zeferino Torreblanca Galindo, gobernador constitucional del estado de Guerrero, para el uso de la palabra.

Discurso de Zeferino Torreblanca Galindo, Gobernador Constitucional del Estado de Guerrero

Amigo Gobernador de Michoacán, Lázaro Cárdenas Batel; compañeros gobernadores, ingeniero Slim, primera autoridad del municipio de Morelia, señoras y señores, todos.

Quiero en primer término manifestar nuestro beneplácito por este ejercicio de democracia participativa, celebrar el que aquí podamos compartir propósitos e ideales, y celebrar también que todos estamos ciertos del esfuerzo conjunto y decidido para mejorar las condiciones de vida de la mayoría de los mexicanos.

En Guerrero, rápidamente hago unas reflexiones, estamos ciertos que la primera estrategia que hemos empezado a celebrar es el cambio de la política y la manera de hacer política tradicional; reivindicar a la política como instrumento fundamental para generar condiciones de desarrollo, de búsqueda de bien común, y estamos ciertos que una de las mejores maneras para acabar con los rezagos históricos que tenemos en Guerrero no es cuestión de un sexenio, ni tampoco volver a las políticas tradicionales del asistencialismo.

Nosotros estamos ciertos de que en la medida en que demos un viraje a la política social es en la medida que podemos encontrar corresponsabilidad. Creemos que en Guerrero en lugar de conmiserarnos de los pobres, tenemos el sueño de volverlos copartícipes, despertar su talento y su capacidad. Por ello tenemos como estrategia a la mejor soñadora, lograr mover la conciencia colectiva de los guerrerenses, para que a través de la corresponsabilidad podamos establecer políticas de mediano y largo plazo como aquí se ha establecido.

Si nosotros seguimos en la misma forma de hacer política, de utilizar el presupuesto escaso en Guerrero, el 96.5 del mismo proviene de la federación, seguiremos pulverizando los esfuerzos y seguiremos siendo campeones en expulsar ciudadanos hacia Estados Unidos de Norteamérica.

Nosotros planteamos una política de largo plazo, por eso mientras llegamos a los acuerdos políticos con el Congreso del Estado, lo que buscamos es firmar acuerdos de carácter moral con los presidentes municipales para trazar un diagnóstico y no estar inventando qué es lo que tiene que hacer el gobernador; buscar que el desarrollo y la obra de infraestructura física sea para el desarrollo y no para parcelar políticamente los municipios en el estado de Guerrero.

Uno de los temas que seguramente aquí platicaremos y que ya se ha tocado es cómo lograr los objetivos; nosotros queremos rápidamente en dos formas; primero una buena administración, la buena administración no es de izquierda ni de derecha, es una obligación, sobre todo, ante las circunstancias financieras y económicas que tiene la mayoría de los estados sobre todos los estados pobres.

Y la segunda condición tiene que ver con una política para modernizar las estrategias financieras para lograr inversión pública en el estado, y una de ellas es la que ya se ha platicado, políticas de financiamiento a través de esquemas como los PPS, que nos permitan hacer obras de largo aliento y que permitan resolver problemas mayúsculos no solamente de comunicación, sino como palanca de desarrollo de cada uno de los lugares.

Nosotros tenemos también como estrategia a mediano y largo plazo lograr la posibilidad de la multianualidad para que los proyectos no se vean truncados; nosotros soñaríamos con que el presupuesto de la federación en lugar de repartirse en pequeños espacios y en función de cambiar al cuarto para las doce hospitales por carretera, tuviéramos un plan en el que todos estuviéramos de acuerdo y pudiéramos trazar una visión a mucho más largo plazo. Es lo que nosotros estamos soñando, una especie de Biblia para no inventar, para que el gobernador no haga obras en función de su estado de ánimo o en función de intereses políticos, sino en función de un programa regional y un programa que vaya abatiendo los enormes rezagos que tenemos en Guerrero.

Yo termino diciendo, para no aburrir a los asistentes, lo que creo que requerimos en el país, insisto, es reivindicar a la política política, dejar a un lado la politiquería y que la política la hagamos quienes todavía estamos coordinando los esfuerzos de una entidad federativa, quienes ostentamos una responsabilidad, y ojalá y pudiéramos hacer de la política de acuerdo sea una práctica cotidiana, y ojalá que trabajemos mucho en dos temas que parecen soñadores y parecen imaginarios, la ética, la política y los valores. Es el compromiso que hacemos algunos locos soñadores, pero estoy cierto que en este país somos muchos soñadores. Muchas felicidades.

Moderador:
Corresponde ahora su intervención al licenciado Sergio Alberto Estrada Cajigal Ramírez, gobernador constitucional del estado de Morelos.

Discurso de Sergio Alberto Estrada Cajigal Ramírez, Gobernador Constitucional del Estado de Morelos.

Muchas gracias, saludo con mucho afecto a nuestro anfitrión, Gobernador del estado de Michoacán, Lázaro Cárdenas Batel; saludo a mis colegas gobernadores, a don Carlos Slim Helú, Coordinador temático de Formación y Desarrollo de Capital Físico del Acuerdo de Chapultepec, al Presidente Municipal, por supuesto, a quienes me acompañan en el presidium, a diputados locales y federales, señoras y señores.

Considero de especial importancia la oportunidad de hacer uso de la palabra en esta ocasión para compartir con ustedes algunas reflexiones acerca del momento político y social que vive nuestro país. A todos nos preocupa el destino próximo de nuestra nación, más cuando el panorama no es todo lo promisorio que quisiéramos, pues vivimos ante el asecho ecológico de nuestro entorno, los efectos de la contaminación persisten en los grandes centros urbanos, tenemos grandes problemas con el destino final de los desechos sólidos, nuestros ríos y lagunas están contaminados y el agua escasea en muchas partes del país.

En el plano de lo social el diagnóstico muestra que en muchos de los estados es posible ofertar trabajo anualmente a sólo casi el 20 por ciento de los jóvenes que egresan de las escuelas de nivel medio superior y superior, y que en varios de ellos esta proporción es menor.

Enfrentamos rezagos, el equipamiento urbano de nuestras ciudades dista mucho de lo deseable en la mayoría de las entidades federativas. A ello se suma el crecimiento demográfico y, por tanto, los efectos que trae consigo en cuanto al reto de ofrecer satisfactores en educación, alimentación, salud y vivienda.

En el renglón económico, a pesar de los avances y de la diversificación de las exportaciones, como país tenemos que romper en el corto plazo al cerco de la economía petrolizada, atraer inversiones, expandir la investigación, ofrecer a los mercados internacionales tecnología, alimentos, industria y turismo. Las tan llevadas y traídas reformas estructurales son impostergables si queremos recuperar competitividad en el mundo globalizado de nuestro tiempo.

En una década México ha pasado de un régimen político con altos índices de centralización política y partido hegemónico, a una democratización de sus instituciones, al fortalecimiento del régimen de partidos, sin haber dejado del todo el subdesarrollo económico y social.

Por todo ello estamos pagando el saldo negativo de tres décadas de crisis económica, una generación completa de mexicanos que se han perdido en el subempleo y la pobreza; a los efectos de nuestra deuda externa económica se suma el gran débito social interno que la nación desafortunadamente no ha podido resolver.

Si el reto político hace seis años fue entrar en un proceso de democratización y  transición política, el actual es encontrar las fórmulas más adecuadas para salir adelante en este país que todavía tiene mucho que ofrecer, que puede solucionar sus problemas, por ello requiere del pensamiento y la sabiduría de sus mejores hombres y mujeres.

Participar en esta quinta reunión regional del Acuerdo de Chapultepec con el tema sobre desarrollo de capital físico constituye un privilegio, pues nos permite aportar un grano de arena a la discusión de algunos los grandes temas nacionales y ofrecer un punto de vista, tal vez incompleto, pero muy sincero sobre nuestra apreciación como ciudadanos y como parte del proceso de cambio que vive el país.

El de la formación de capital físico es precisamente un aspecto que debemos enfrentar unidos, gobierno, empresarios y sociedad; no me refiero a cómo conseguir más recursos, sino a su generación, a su transferencia y utilización para lograr un desarrollo armónico y equilibrado, con condiciones más equitativas en cuanto a redistribución del ingreso y ampliar la gama de satisfactores que ofrecer.

En Morelos, una política presupuestal restrictiva que ha mantenido sin incremento los salarios dentro del Poder Ejecutivo Local durante estos seis años y muchas más medidas de ahorro, nos ha permitido destinar recursos, por ejemplo, para ampliar a cuatro carriles más de 44 kilómetros de carreteras y elevar la calidad de mantenimiento en otros 152 kilómetros.

En materia de salud pública hicimos posible varios hospitales, entre ellos el Hospital de la Mujer y tres centros de atención integral para la salud en diversos municipios, así como ampliar la capacidad instalada en los hospitales de nuestros centros urbanos más grandes, además de elevar los recursos presupuestales directos para este sector en casi el 80 por ciento, los cuales se ejercen con alto grado de equilibrio y efectividad, pues la Secretaría de Salud federal nos ubica en el segundo lugar nacional en este aspecto.

Nuestra política de obra pública incluye la construcción de 17 puentes vehiculares, cinco centros de abasto, cuatro auditorios, bibliotecas, espacios educativos para dos universidades y centros de enseñanza de todos los niveles; infraestructura física para el desarrollo, que suma alrededor de cuatro mil 200 obras realizadas en estos cinco años y algunos meses, a la vez que Morelos está electrificado ya en un 98 por ciento y ahora nueve de cada diez morelenses gozan de agua potable gracias a 47 pozos, cinco presas y muchos kilómetros de tubería para las redes de distribución de agua.

En materia de vivienda, a través de los distintos mecanismos existentes en la actualidad, ha sido posible canalizar más del 50 por ciento en créditos que en las dos pasadas administraciones.

Adicionalmente incursionamos en esquemas de asociación productiva, actualmente con el gobierno del Estado de Puebla, para operar un tramo carretero, y firmamos recientemente con el Estado de México un convenio con fines similares, a la vez que convocamos al sector privado para la realización del proyecto Autopista Siglo XXI, con el fin de comunicar en forma transversal al estado en una vía que en conjunto será casi de 60 kilómetros, comunicando a Puebla, Morelos y la carretera que va hacia Acapulco, Guerrero.

A ello se suma el esquema de beneficio común, donde el gobierno ofrece a los inversionistas su apoyo y éstos corresponden con obras para el servicio a la población, a través de este mecanismo estamos realizando cuatro distribuidores viales y un centro de convenciones en el estado.

Creí pertinente enumerar estos resultados porque para una entidad cuyo ingreso público depende en alto grado de las participaciones federales, todo esto simboliza un avance histórico, en condiciones que políticamente han sido adversas en lo interno y donde hemos debido sortear muchos obstáculos y la reticencia de un Congreso Local de mayoría opositora.

Para nadie es desconocido que los gobiernos enfrentamos serios problemas en el renglón de las finanzas públicas, que anualmente las administraciones estatales debemos escoger y decidir entre hacer más obra pública o bien cubrir los incrementos al sector magisterial, entre destinar más apoyos al gasto social o a la conservación de nuestras redes carreteras, por citar un ejemplo práctico; que el pasivo laboral crece en forma geométrica anualmente y que las fuentes de ingreso se mantienen constantes, con pocas posibilidades de ampliarse.

Tenemos que recurrir por fuerza a formas como los proyectos de asociación gubernamental con la iniciativa privada, a la concesión de servicios, o bien, su privatización.

En estas circunstancias y a la luz de nuestra realidad creo pertinente proponer respetuosamente a los integrantes del Acuerdo de Chapultepec que al analizar este tema tan importante de la generación de infraestructura física, profundice su atención en algunos aspectos colaterales relativos a la situación que se vive en la práctica, toda vez que la pluralización política del país requiere de acuerdos en donde todos los sectores aporten sus puntos de vista a fin de enriquecer las propuestas finales.

Este tema precisa de un enfoque multilateral, así como de una serie de modificaciones y adecuaciones no sólo legales, sino institucionales y de corte económico.

En un apunte incompleto y a manera de simples ideas, pongo a su consideración los siguientes puntos:

Primero, profundizar en la revisión, análisis de estructura y modernización de las condiciones y reglas del sistema de coordinación fiscal entre la federación, los estados y los municipios, con el fin de abatir los desequilibrios y que las instancias locales puedan destinar más gasto a la infraestructura.

Segundo, introducir un sistema presupuestal innovador que mejore y estimule el ahorro al gasto público, con la posibilidad de trasponer los periodos anuales y emplear los excedentes de un ejercicio a otro en la realización de infraestructura pública.

Tercero, institucionalizar los criterios para implementar la participación del sector privado como socios en la realización y operación de obras de infraestructura viables y rentables.

Cuarto, idear esquemas y formas para facilitar concesiones y subrogación de servicios conforme a las circunstancias actuales, con el fin de favorecer la participación de inversionistas en áreas estratégicas para cada entidad y para el desarrollo regional.

Quinto, bursatilizar la deuda pública y crear las figuras para que las instituciones paraestatales accedan al crédito público en los casos de la realización de infraestructura energética y de comunicaciones que sea rentable y capitalizable.

Sexto y último, para abatir el peso presupuestal que implica el subsidio a la manutención de algunos servicios, es necesario encontrar el justo medio entre calidad y cobertura para garantizar abasto, precio justo y rentabilidad, mediante figuras de subrogación que aminoren las cargas para el Estado y posibiliten la liberación de recursos para otras prioridades.

En esta reunión nos encontramos gobernadores surgidos de diferentes corrientes políticas, en estados con diversos grados de desarrollo y problemas específicos, pero nos aquejan los mismos conflictos sociales, producto del momento que vivimos.

Hoy más que nunca debe privar el beneficio del país sobre las simpatías y las antipatías personales o de grupo. Este entorno muestra que México precisa de soluciones que van más allá de partidos, más allá de propuestas unilaterales, candidatos o de regionalismos, y hasta de banderas particulares. Lo que está verdaderamente en juego es el porvenir y destino de millones de mexicanos.

Señor Gobernador de Michoacán, Lázaro Cárdenas Batel, agradezco su convocatoria para participar en esta reunión que es expresión de la preocupación de un destacado grupo de la sociedad civil a la cual nos sumamos los gobiernos estatales por el destino de nuestro maravilloso país.

Don Carlos Slim Helú, el Acuerdo de Chapultepec abre posibilidades, suma  causas y gente valiosa cuyas ideas pueden ser benéficas para el país, hago votos sinceros porque las propuestas surgidas de estas reuniones contribuyan a perfeccionar un perfil de nación que ofrezca alternativas contundentes para el desarrollo y viabilidad de México. Muchas gracias.

Moderador:
Corresponde su participación en este momento al licenciado Ulises Ruiz Ortiz, Gobernador Constitucional del Estado de Oaxaca.

Discurso de Ulises Ruiz Ortiz, Gobernador Constitucional del Estado de Oaxaca.

Ingeniero Carlos Slim Helú, Coordinador del Acuerdo de Chapultepec, compañeros gobernadores de Tabasco, Guerrero, Morelos, señor Presidente Municipal de Morelia, señores legisladores federales, locales, señores empresarios; amigo Gobernador de Michoacán, Lázaro Cárdenas.

Quiero agradecer en nombre del pueblo y gobierno de Oaxaca la hospitalidad de recibirnos aquí, en Michoacán, en Morelia, en esta bellísima ciudad, en este estado de grandes hombres como Morelos, como Lázaro Cárdenas, como Cuauhtémoc Cárdenas.

Nosotros recibimos con los brazos abiertos este Acuerdo, para nosotros, que provenimos del estado más pluriétnico, con más del 60 por ciento de la población indígena; en los municipios que contempla la ONU de más pobreza, Oaxaca tiene más del 40 por ciento de ellos.

Por eso para nosotros, la participación de la iniciativa privada, buscar esquemas de inversión diferentes y alternativos a la administración pública son fundamentales. Por eso nosotros hemos modificado nuestra Constitución, nosotros ya trabajamos con PPS estatales para generar infraestructura que de otra forma no hubiese sido posible. Tenemos ya ejerciendo dos PPS para construir infraestructura en el estado y estamos por arrancar un tercer PPS más estatal que va a conectar a la capital del estado con la costa oaxaqueña.

Oaxaca tiene, sin duda, un gran potencial para los inversionistas privados; el Istmo de Tehuantepec no es sólo una posibilidad de inversión y de mejoramiento del Istmo y del propio estado de Oaxaca; el Istmo de Tehuantepec, por su ubicación geográfica, es fundamental para el desarrollo del sur-sureste del país, por eso hemos estado impulsando proyectos de la iniciativa privada que tenían 12 o 13 años atorados por falta de trámites.

Allá en el Istmo estamos promoviendo y empujando la inversión privada en energía eólica. La Comisión Federal inició con la inversión, pero sin duda el potencial y la fortaleza de la producción de esta energía pudiera estar en inversionistas españoles y franceses, que son los que ya están invirtiendo incluso con esquemas de asociación y sociedad con comuneros de la región.

Acabamos de firmar la cesión al Gobierno Federal de más de 290 hectáreas de terreno para poder ampliar al puerto de Salina Cruz, con  inversión 100 por ciento privada. Yo estoy seguro que ese puente y esa ubicación estratégica que tenemos en el Istmo para conectar al Pacífico con el Atlántico, a Europa con Asia, es todo un potencial de desarrollo que puede cambiar incluso la simetría entre el sureste y el norte del país.

La construcción de la refinería alterna a la refinería del puerto de Salina Cruz, el corredor de la Costa, son sin duda alguna posibilidades de inversión de la iniciativa privada.

Por eso nos sumamos a este Acuerdo de Chapultepec, planteado y firmado por una serie de mexicanos, empresarios, de miembros de la sociedad civil, interesados en el desarrollo del país, en Oaxaca nos sumamos al Acuerdo.

Esto no quiere decir que se sujete a quienes gobernamos, a quienes estamos dentro de la administración pública, sino es el principio de una gran posibilidad de alternativa para desarrollar proyectos en bien de México y del desarrollo de la infraestructura.

Por eso también quiero felicitar a los candidatos a la Presidencia de la República que han firmado este Acuerdo, este Acuerdo que va más allá de las candidaturas, este Acuerdo que va más allá de las ideologías y que pretende sembrarse para el desarrollo de nuestro país.

Felicito a los candidatos que firmaron, pero también debemos de cuidar que este Acuerdo de Chapultepec no esté sujeto a caprichos mesiánicos o a parte de la estrategia de campaña de algunos de quienes aspiran a la Presidencia de México.

En nombre del pueblo y del gobierno de Oaxaca, nosotros nos sumamos, ingeniero Slim, a este Acuerdo de Chapultepec, y estaremos atentos también para poder hacer propuestas que vayan enriqueciendo este tipo de acuerdos que sin duda serán de beneficio para la infraestructura del país y para el bien de México.

La agradezco nuevamente al gobernador Lázaro Cárdenas la hospitalidad y la convocatoria a esta reunión, muchísimas gracias.

Moderador:
Escucharemos enseguida las palabras del licenciado Manuel Andrade Díaz, gobernador constitucional del estado de Tabasco.

Discurso de Manuel Andrade Díaz, Gobernador Constitucional del Estado de Tabasco.

Buenas tardes señoras y señores, señor Gobernador Lázaro Cárdenas, agradecerte, estimado amigo, la invitación para estar aquí y reconocer la hospitalidad y el buen trato de los michoacanos a quienes venimos de fuera. Muchas gracias.

Señor Presidente Municipal, señor Presidente del Congreso, distinguidos miembros de este importante Acuerdo de Chapultepec que hoy nos reúne a quienes venimos de diversas partes del país.

Quiero agradecer la oportunidad de poder hacer uso de palabra en esta reunión que es importantísima para la gobernabilidad y para el futuro de nuestro país, este tipo de encuentros me parece un ejercicio sano, a la vez muy necesario, porque nos llaman a la unidad, a recuperar lo mejor de nuestra identidad como nación, y como mexicanos a sumar para construir un mismo modelo de país.

Cuando yo conocí el Acuerdo de Chapultepec, su intención, su magnitud, sus alcances, me imaginé que precisamente el siguiente paso debía de ser de esta manera, es decir, recorrer el país para sumar coincidencias y voluntades, que debería de pasar por este importante ejercicio de reflexión y análisis, donde cada entidad, cada región y cada sector social, pudiese aportar su visión para enriquecerlo, pero sobre todo para hacerlo viable.

Por eso felicito a quienes han participado haciendo un diagnóstico muy preciso de la situación que guardan sus respectivos territorios.

Después de escuchar las diversas intervenciones, creo que lo destacado de éstas es que no se trata de un simple diagnóstico, sino que va más allá, llega a las ideas, a los compromisos y al deseo de que ahora cómo y con qué vamos a solucionar y a hacer viables los planteamientos para resolver los problemas de la República, y ahí es en donde yo me quiero permitir poner el acento.

Yo creo que  México gana al incluir en el Acuerdo las propuestas que aquí se expresaron y las que vendrán en las próximas reuniones programadas, primero porque se suma para multiplicar por encima de cualquier diferencia, confirmándonos que lo más importante es el desarrollo del país, pero con justicia, y segundo, porque se está generando un ambiente de confianza y certidumbre, de respeto, de diálogo y de inclusión a partir de nuestras coincidencias.

También me parece relevante el contexto en el que surge el Acuerdo y la etapa en que se encuentra; este año, los mexicanos vamos a decidir qué tipo de país queremos no sólo para los próximos seis años, sino para los próximos 20 o 25, es decir, para las nuevas generaciones.

Por eso creo muy importante que dos de los principales candidatos de la República haya signado este acuerdo y es que esto no sólo es cuestión de partidos ni de un solo hombre, sino de todos y del modelo de nación que a partir de ahora queremos para nosotros y nuestros hijos.

Yo estoy seguro que aquel candidato que logre conjugar la visión de desarrollo que tenemos los mexicanos, tendrá la confianza mayoritaria de la gente, porque sabrá, y la gente sabrá que están votando por un proyecto serio, responsable, definido e incluyente.

Por eso considero adecuado que una vez concluidos estos encuentros sería bueno volver a reunirse con los candidatos presidenciales y confirmarles la fortaleza del Acuerdo, que aglutina a la gran mayoría de los sectores sociales, estados y municipios que integran la federación que pretenden gobernar, y que además, independientemente de quien gobierne, tendrá que hacerlo tomando en cuenta dichas opiniones y propuestas para solucionar los grandes problemas nacionales, como el empleo, donde el capital y la inversión privada juegan un papel esencial para generar las fuentes de trabajo de calidad, permanentes y bien pagadas que México necesita, es un asunto donde también confluyen diversos factores que se deben de atender de forma integral, como más y mejor infraestructura, que sea detonadora de nuevos polos de desarrollo.

Y esto tiene mucho que ver con los estados del sur-sureste. Yo vengo de un estado pequeñito, un poquito más chico que Hidalgo, del que siempre hemos presumido las enormes ventajas comparativas que tenemos con otras entidades. Somos el estado que concentra una tercera parte de toda el agua dulce del país, somos el segundo productor de petróleo, el principal productor de gas, el más importante productor de plantaciones de coco, de cacao, de pimienta, de copra, de frutas; somos un estado fronterizo con Centroamérica y además somos el estado que más políticos por hectárea produce en el país.

Estas ventajas comparativas que tenemos con otras entidades, el chiste del gobierno y de la acción social es cómo volverlas competitivas, y hay muchos modelos para poder hacerlo, pero los únicos ciertos son los que apuntalan el futuro del desarrollo de entidades como la mía, invirtiendo en la infraestructura, en educación, en salud y, sobre todo, generando proyectos, que no hipotequen el futuro de las nuevas generaciones.

Durante muchos años se ha reconocido que hay desfases entre las regiones del país, y no lo digo con el ánimo de confrontar los avances de una o de otra zona, sino para destacar que mientras no exista una política pública seria y de largo plazo, dedicada a impulsar un crecimiento justo y parejo de las regiones del país, México va a seguir teniendo problemas económicos y sociales.

Necesitamos una mejor educación, más servicios de salud, garantías de nuestra seguridad física y nuestros bienes, el estricto cumplimiento de la ley, reglas claras y condiciones favorables para invertir, y que ustedes, los inversionistas privados, puedan generar empleos.

El país, pues, lo que requiere son compromisos concretos y una plataformas de ideas comunes que haga posible nuestro más grande anhelo como mexicanos que es vivir en un país económicamente viable y socialmente justo, con un gobierno responsable y eficiente que no divida, sino que sume propiciando una convivencia armónica y equilibrada.

Quienes coincidimos con las ideas y el espíritu de este Acuerdo, que somos autoridades, asumimos nuestra corresponsabilidad con el avance del país, concientes que la unión de fuerzas, de ideas y de anhelos multiplica.

Y sabemos también de la enorme responsabilidad que tenemos encima, por eso les digo que en mi caso, que represento un estado como Tabasco, este foro es de la mayor importancia. Nosotros queremos seguir contribuyendo, impulsando las ideas que beneficien las ventajas comparativas y que mediante la inversión se vuelvan ventajas competitivas.

Nosotros en Tabasco cuando nos preguntamos por qué si teniendo todo esto es tan difícil llevar industrias a mi estado, la respuesta es porque tenemos la tarifa de energía eléctrica más cara del país; porque tuvimos carreteras hasta 1965, antes la gente viajaba a Tabasco en tren, a Coatzacoalcos, -me decía mi papá en paz descanse, tres días-, agarraban un barco en Coatzacoalcos para llegar a Frontera Villahermosa, tres días; hasta el 65 se hicieron las pangas, que permitieron cruzar como en una 45 horas de México a Villahermosa, porque seguimos teniendo carreteras en muy malas condiciones, porque todavía recordamos y vemos con tristeza que cuando se habla de invertir en infraestructura del sureste, solamente se piensa en cómo seguir sacando petróleo, cómo seguir sacando el gas, cómo cuando se reparten los excedentes petroleros le toca más dinero al Distrito Federal que a Tabasco, por ejemplo, y cómo cuando recibimos ese dinero y lo queremos invertir en capital que verdaderamente reditúe capital para mi estado.

Por ejemplo, nosotros recibimos el año pasado en excedentes como 500 millones de pesos, y lo quisimos invertir, por ejemplo, en una generadora de energía eléctrica, para que invirtiendo ese dinero nosotros pudiésemos generar energía que consumiera el estado, dejáramos de pagar la luz, le pudiéramos vender a los municipios o a la propia Comisión Federal de Electricidad y si en determinado momento el próximo gobierno consideraba que yo estaba loco en haber invertido ese dinero en una generadora de energía eléctrica, al venderla recuperáramos 500 millones, dejáramos una industria en Tabasco y se aprovechara el excedente, pero no, el excedente sólo se puede aplicar en pavimento, en grava, en seguir haciendo estructuras de gobierno, una parte de gasto corriente y se nos va el dinero que estamos obteniendo, que no teníamos en el presupuesto, desperdiciando la bonanza petrolera que comentaba el ingeniero Slim, porque yo al igual que muchos de ustedes creo que la única forma en que podemos sacar adelante este país es que hagamos sinergia de voluntades para darnos el país que queremos, un país diferente, pero mejor. Muchas gracias por escucharme.

Moderador:
Señoras y señores, después de haber escuchado con interés todas y cada una de las intervenciones, hemos de solicitar con todo respeto al licenciado Salvador Rojas Orduña, presidente municipal de Morelia, se sirva a clausurar esta reunión.

Salvador Rojas Orduña (SRO):
Muchas gracias señor gobernador por darme la oportunidad de clausurar esta reunión, nada más tres o cuatro palabras, para mí me quedó muy claro que este proyecto de nación, que esta quinta reunión en Morelia nos sirva para fortalecer la unidad nacional y que se cumpla el sueño de establecer las políticas de Estado y objetivos comunes de mediano y largo plazo, y que logremos ese proyecto de nación.

Y siendo las 19:07 horas de hoy lunes 6 de marzo del año 2006, me es grato declarar formalmente clausurado el Encuentro Regional Morelia del Plan de Extensión Nacional e Inclusión Ciudadana del Acuerdo de Chapultepec. Felicidades, muchas gracias.

Moderador:
Una primer pregunta, nombre y pregunta por favor.

Reportero Jaime Acuña (JA), de Grupo Radio Centro y Radio Red:
Señor, se hablaba de 65 mil millones de dólares para reactivar la economía del país, ¿de dónde saldrían y si eso podría terminar con la pobreza en México, señor?

Carlos Slim Helú (CSH):
Bueno, se habla de una inversión en infraestructura, no general, aparte de la inversión que pudiera haber en equipos, en las industrias, el comercio; es un estudio que han hecho las asociaciones de ingenieros, la Asociación Mexicana de Ingenieros, en una estimación de la inversión que se requiere en la infraestructura anual. De esa cantidad la mitad ya se está haciendo, entonces estaríamos hablando de que en ese 8 por ciento del PIB de inversión, la mitad ya está constantemente realizándose. Entonces habría que agregar el 4 por ciento del PIB para hacer inversión adicional, esto implicaría darle un gran dinamismo a toda la infraestructura física que el país requiere, inclusive ir eliminando rezagos, y esa infraestructura física se contempla como una inversión combinada de la inversión pública restringida y la inversión privada.

Por ejemplo, en lo que es transporte aéreo y aeropuertos es inversión privada, en lo que se refiere a puertos también se contempla inversión privada, en lo que es vivienda pues es el Infonavit y recursos de la banca privada, y en general el planteamiento que se hace sobre el financiamiento de estos proyectos es a través de la banca mexicana, la inversión privada, el crédito individual y la inversión pública de manera un poco más acotada, siempre sobre la base de mantener finanzas públicas sanas y no proceder a inversiones que nos lleven a usar recursos públicos que no se tienen.

Reportera María de los Ángeles García (MAG), de Canal 7 por cable:
Buenas tardes, a sus órdenes, dos preguntas, según el Acuerdo de Chapultepec, se está hablando sobre seguridad, ¿qué se hará para la seguridad en el país?, desde luego incluyendo Michoacán. La otra sería sobre el empleo, hay un desempleo tremendo en la República pero a nosotros, a mí como michoacana me interesa ¿qué se hará en Michoacán sobre el empleo?, gracias.

CHS:
Bueno, sobre el empleo lo que se plantea son dos cosas, la formación de capital humano, salud y educación, para que haya cada vez más empleo, que pueda estar mejor pagado para tener más profesionistas, más gente especializada, preparada, capacitada para que tengan un mejor empleo.

Y bueno, evidentemente que esta propuesta de los ingenieros de inversión necesaria en infraestructura es una fuente enorme de empleo, es decir, si vamos a hacer más carreteras, más generación de energía, más aeropuertos, puertos, viviendas, turismo, etcétera, eso implica más empleos, y por supuesto eso es una parte importante de lo que esto significa, lo que es, lo que es el capital físico. Esto no es una varita mágica que resuelva todos los problemas, pero sí es un detonador de la inversión y del crecimiento.

Respecto a la seguridad, lo dividimos en dos partes, si quieres yo contesto una y alguna otra María Elena, miembro también de la comisión, contesta otra parte. En lo de seguridad jurídica lo que se está planteando es que hay menos leyes, más claras, compatibles entre ellas y que se cumplan. Y claro, hay que entrar en un proceso de revisión de las leyes y cumplimiento de las mismas.

Por ejemplo, que si hay un delito menor y un delito mayor, que el delito menor se pudiera juzgar en libertad, sería por ejemplo alguno de los planteamientos que han hecho algunos abogados destacados que están trabajando en esto, y la otra parte si les parece que lo conteste María Elena.

María Elena Morera (MEM):
Buenas tardes. Mira, con respecto a la seguridad, además de lo que comenta el ingeniero Slim que es muy importante, el cambiar las leyes y que estas leyes sean realmente simples, y efectivamente también lo que él comentaba, que las penas sean para los delitos graves, porque ahora resulta que en México hemos ido incorporando penas severas a delitos que no son graves y ahora tenemos el  problema tan grave de las cárceles.

Por otro lado, lo que se busca es tener una estructura  y una coordinación desde prevención del delito, impartición de justicia, procuración de justicia y readaptación social, donde existan políticas claras de Estado en la materia de manera general, o sea, que se pueda ver un panorama general y que de ahí salgan todos los programas hacia todo el país, de abajo hacia arriba, desde los municipios desde arriba y desde el Estado federal, por supuesto, hacia abajo.

Reportero José de Jesús Cortés, de la Corporación de Oaxaqueña de Radio y Televisión:
Sí, muy buenas tardes, y serían dos preguntas, ¿por qué se debe creer que esto va a dar resultado, digamos, ante tantos planes, tantas propuestas que existen para solucionar los problemas que vive México?, ¿por qué los mexicanos deben creer esto, por qué deben creer que va a funcionar?

Y la otra pregunta sería, para un estado como Oaxaca, considerado uno de los más rezagados en el país, ¿qué beneficios o cómo podría beneficiar a estos estados?

CSH:
Yo creo que la mayoría de la población, ojalá y menos pensando en si cree o no cree, que ayudara a que esto ocurra, participar para que esto ocurra. Entonces el planteamiento que se está haciendo por la Comisión del Acuerdo de Chapultepec es extenderlo nacionalmente e invitar que se sumen más personas al mismo. Y como hemos dicho repetidamente, los problemas no se resuelven con acuerdos, ni con leyes, ni con discursos, se resuelven con acciones y resultados.

No se trata de creer o no creer, sino empezar a ver y colaborar a que las cosas ocurran. Entonces, más bien plantearíamos el que la gente que piense que lo que trae el Acuerdo como objetivos es adecuado, pues que busque y proponga qué soluciones sugiere para cada cosa, de tal manera que, repito, el Acuerdo en su siguiente etapa lo que buscará es empezar a tener acciones.

Yo diría que la primera importante la vamos a tener mañana en el Palacio de Minería, en donde se van a plantear los proyectos, el compromiso de la ingeniería para desarrollar más la ingeniería mexicana, tener la capacidad de realización, de desarrollo y absorción de tecnologías y la banca va a ofrecer el financiamiento de esos proyectos.

Bueno, no es un dogma, ni es un problema de fe, es un asunto de actuar para obtener resultados, y eso es lo que estamos haciendo y a lo que los invitamos a todos ustedes, a participar de la manera en que crean que puedan hacerlo, a los que les parezca y tengan interés en hacerlo.

Reportero Francisco García, de Grupo Milenio:
Don Carlos, buenas tardes, señor, el hecho de que el candidato Andrés Manuel López Obrador diga que no firmará el Acuerdo tal y como está en este momento, ¿qué opinión le merece?, ¿cree usted que encierra alguna trampa dirigida específicamente para alguien este documento?, por un lado. Y, por otro lado, el hecho de que no lo firmara en ningún momento el señor López Obrador este documento, ¿lo deslegitimaría o no tendría ningún sentido?

CSH:
No, este acuerdo no tiene fines ni electorales ni temporales, ni tampoco es un acuerdo que va a traer resultados mágicos y dentro de seis meses o dos años vamos a ser un país desarrollado porque se firmó un acuerdo. Este acuerdo es un plan de trabajo, es una definición de objetivos, es un dar algunas formas de cómo alcanzar estos objetivos, es diferenciar los instrumentos, los medios, de los objetivos; es plantear la combinación de la insuficiente inversión pública con inversión privada y, sobre todo, que es muy importante, es para tener en México una cultura del acuerdo, ver que nos podemos poner de acuerdo, porque es lo fundamental, que nos pongamos de acuerdo, y puestos de acuerdo creemos que podemos hacer, unidos, muchas cosas.

Por otro lado, he visto las declaraciones del licenciado López Obrador de que está de acuerdo y que iba a anotar en pie de página tres puntos, tres puntos que contiene el Acuerdo: Combate a la pobreza, el combate a la corrupción y que Pemex y CFE no se privaticen. Yo no he oído o no he sabido que piense que el Acuerdo no funciona o que no le guste o tal. Pero lo que quiero ratificar, insistir y subrayar es de que ni es ni tiene fines electorales, ni fines partidistas, ni fines religiosos, ni es excluyente de ningún sector, la idea es que sea nacional y totalmente incluyente este acuerdo, y que es algo en el que se plantea claramente en su texto que lo que se está buscando son políticas de largo plazo que se vuelvan políticas de Estado, porque sabemos que resolver estos problemas no es encontrar una solución hoy y que quede todo resulto, es un trabajo permanente que no tendrá fin, o sea, se buscará invertir permanentemente, generar empleo, formar capital humano constantemente, y estar invirtiendo permanentemente en este proyecto.

De hecho la cifra ésta de inversión de los proyectos que se presentan son proyectos para hacer lo más rápido, en los próximos diez años; entonces, no hay un planteamiento ni de tipo coyuntural, ni siquiera con carácter sexenal, esto va más allá inclusive de lo que dure el próximo gobierno y el que sigue.

Reportero no identificado:
Señor Slim, en los postulados del Acuerdo señalan, piden que los candidatos acaten los resultados. ¿Ustedes ven un escenario donde los candidatos no aceptaran el resultado electoral?. Y dos, hay un planteamiento también de promover la inversión privada en salud y educación, que nos explicara un poco cómo están pensando en esto.

CSH:
Forma parte ese concepto, esa consideración, de la seguridad jurídica. Sentimos que hay que tener seguridad jurídica y que se cumplan todas las leyes, entre ellas las electorales y en ese planteamiento electoral también se plantea la simplificación de los procesos, etcétera, si lo lee usted con cuidado.

Entonces, básicamente lo que tiene ese objetivo es seguridad jurídica en general, no específica, entonces, seguridad jurídica. No se plantea por temores o por cuestiones si no lo que se busca es que haya seguridad jurídica de manera general, amplia clara.

CSH:
¿Cuál era la segunda pregunta?, la de la salud.  Es claro que hay salud pública y salud privada, es claro que son insuficientes ambas. Se plantea en el texto que se incremente la inversión pública en salud y educación y se propicie la inversión privada en salud y educación. Lo que se está planteando es tener más y mejor educación y más y mejor salud.

Reportera Silvia Hernández, del Sol de Morelia:
Señor, ¿cuál es el panorama de la economía nacional?,  si se mantiene en reserva, dependiendo los resultados del proceso electoral y, ¿es cierto que los inversionistas están en cautela de llegar Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República?.

CSH:
No, yo creo que los mercados se han comportado con mucha madurez y con mucha confianza en México, independientemente del proceso electoral, y lo estamos viendo en las tasas de interés, en los mercados en general, etcétera. Yo no juzgaría que hay alguna inquietud o nerviosismo en los mercados, pero lo que es importante, y también lo dice el texto del Acuerdo, es de que hay un entorno externo e interno muy favorable para el desarrollo.

Tenemos mercados financieros, afuera y adentro, con muchos recursos a largo plazo, a tasas de interés atractivas, en dólares o en pesos. Entonces, bueno, eso permite, de mantenerse ese entorno, poder financiar los recursos importantes -que señalaba su compañero-, de manera eficiente y rápida y que la limitación de inversión esté ligada a la capacidad de generar los proyectos y de realizarlos, más que a los recursos financieros.

Históricamente, en el mundo, y particularmente en México, lo que ha limitado nuestras inversiones y nuestro desarrollo es la falta de recursos, la escasez de recursos, pero hoy que tenemos abundantes recursos financieros a largo plazo, en tasas atractivas, se vuelve mucho más viable que nunca la construcción de infraestructura física y la formación de capital humano y las posibilidades de crecimiento económico.

Reportera Daniela Morales, de La Jornada Michoacán:
Dos preguntas, si ven alguna afinidad con las propuestas que ya han presentado los cinco candidatos de la República, alguna afinidad o ¿cuál sería el más a fin al Acuerdo que ustedes están proponiendo? Y dos, una opinión de la otra campaña y de las críticas que han recibido del subcomandante Marcos al Acuerdo que se firmó.

CHS:
Bueno, yo creo que los candidatos, algunos lo han suscrito y otros han manifestado públicamente su acuerdo. Nosotros dentro de unos días seguramente invitaremos a los tres que no eran candidatos en el momento en que lo firmaron los primeros, a que se sumen a él.

Nosotros respetamos cualquier crítica que salga en los periódicos o en los medios o que tengan las personas. Lo único que se busca en este acuerdo es que sea muy incluyente, y como decimos, lo importante no es que lo firmáramos todos los mexicanos, porque lo podemos firmar todos, pero si no hacemos nada seguimos igual, lo importante es proceder a que haya acciones sobre los puntos fundamentales y los objetivos que tiene, y obtener resultados, que es realmente lo que deseamos todos, que haya resultados, no nos interesa simplemente estar todos de acuerdo y no hacer nada, nos interesa estar de acuerdo y hacer cosas.

Lo que sí pensamos es que si los mexicanos nos empezamos a poner de acuerdo en cosas, vamos a enfrentar con mucho más facilidad todos los retos que se nos presenten. Entonces, es la cultura del acuerdo de la que hablábamos.

Reportero Juan José Rosales, Noticias 91.5:
Ha estado insistiendo usted en la aplicación de las leyes, el cumplimiento de las leyes, el respeto que debe de haber al Estado de Derecho qué es lo que pasa con estados como Michoacán, Oaxaca, Guerrero, donde muchas veces las autoridades se ven obligadas a negociar por presión de grupos, rompimiento de este Estado de Derecho y a estar concediendo y concediendo y concediendo a los grupos que realizan este tipo de presión, ¿hay una recomendación en particular para los gobiernos o cómo afecta esto al Acuerdo?

CSH:
Yo les pediría, les rogaría casi que lean el Acuerdo y verán ahí lo que contiene. Ahí lo que dice es leyes más simples, por ejemplo lo que señalábamos antes de que las leyes no impliquen procesar a la gente dentro de la cárcel, pero los gobiernos al aplicar la ley, si la ley dice que tienen que detenerlo y después se da el proceso, pues toman una actitud, pero si la ley dice que los delitos menores se juzgan en libertad, pues es otra situación.

Entonces, creo que vale la pena que lean el Acuerdo, -creo que ya les entregaron algún ejemplar- y revisar las leyes para hacerlas simples y viables de cumplir.

Moderador:
Tenemos tiempo para dos preguntas más por favor.

Reportera no identificada, La Voz de Michoacán:
Buenas tardes. Si este Acuerdo no favorece más al sector empresarial y ¿cuál sería su valoración a cinco meses ya que se signó?, ¿cuáles son los avances que considera se han logrado en estos cinco meses de firmar el Acuerdo?

CSH:
Bueno, yo creo que si favorece más al sector empresarial o no, yo creo que lo que se debe abrir es una gran actividad para la formación de capital humano, crecimiento económico con empleo, capital físico, y yo creo que muchas de estas cosas nos convienen a todos, y evidentemente el sector empresarial o el inversionista lo que va a poner es en riesgo sus inversiones, nacionales o extranjeras, no estoy haciendo diferencia, para invertir en desarrollar esa infraestructura, para invertir en salud, para invertir en educación y para invertir en general.

Entonces, el hecho de que pueda haber buenos resultados de esas inversiones, va a depender del dinamismo y del éxito que se tenga en el crecimiento económico. Yo pienso que cuando un país crece con dinamismo y con empleo de manera sostenida, es conveniente para todos, hay más empleo, hay mejores sueldos, hay más impuestos que se pueden redistribuir, etcétera.

Pero en el contenido del Acuerdo que también le recomiendo leer bien, habla del combate a la pobreza para erradicarla con educación y empleo, o sea, la única forma permanente de combatir la pobreza es con educación y empleo, y para eso se necesita inversión. Entonces, el que haya empleo porque se está invirtiendo, el estar en un círculo virtuoso, pues es benéfico para todos, pero evidentemente es de pensarse que al inversionista pues le va ir bien a sus inversiones.

Reportera no identificada, La voz de Michoacán: (inaudible)

CSH:
Se firmó por parte de algunos miembros de la sociedad civil, cerca de 500, después se tuvo una comunicación con el Ejecutivo, con el Presidente, estuvo de acuerdo con los objetivos y con el Acuerdo, hubo reunión con los gobernadores en Torreón, con la Conago, estuvieron todos de acuerdo en que eran los objetivos que ellos tenían, porque todo mundo tiene el objetivo de que haya Estado Derecho, seguridad pública, crecimiento, empleo, los hicieron suyos, se sumaron.

-Aprovecho además para agradecer mucho su hospitalidad al Gobernador de Michoacán y la presencia del Gobernador de Tabasco que nos acompañan y realmente para nosotros es un estímulo sentir el apoyo de ellos-.

Después se firmó por los candidatos; los tres candidatos que no se han sumado físicamente, cuando menos se han sumado con sus declaraciones, entonces esos son los avances.

El segundo fue lo que estamos haciendo hoy de extenderlo nacionalmente e invitando a toda la población a que se sume a él, y yo diría que el primer punto a lo mejor sobre resultados concretos se va a dar o se va a anunciar mañana, cuando no solamente se anuncien por parte de los ingenieros los proyectos, sino también la capacidad de realizarlos y la capacidad de financiarlos.

Reportera no identificada, El Cambio de Michoacán: Usted ha estado hablando de la importancia de la inversión privada en el sector de salud y de educación, pero qué pasa con el sector que tiene menos poder adquisitivo, el problema de elevar los costos tal vez de estos servicios pudieran estar más alejados de estas posibilidades de progreso.

CSH:
Por ejemplo.

Reportera no identificada, El Cambio de Michoacán:
En este caso, si hay inversión privada en el sector salud y en el sector educación, ¿qué pasa con la población que no tiene acceso a este servicio?

CSH:
He mencionado que los recursos públicos son insuficientes, son limitados, entonces en función de que se puedan liberar a través de la inversión privada para algunos efectos, que le quiten esa presión al sector público, tendrá más recursos para aplicarlos en salud pública y en educación pública.

La educación pública en México ha sido importantísima y la salud pública también, durante muchos años, y aquí lo interesante es pasar del reto que era en los 40 y 50, que se logró con éxito, subir la edad de la esperanza de vida de 50 años o cincuenta y tantos a 75, por un lado, en la salud pública, y la educación que había una campaña de alfabetización; ahora lo que tenemos que hacer es que el mismo sector público de todavía mejor salud, en salud más complicada, porque ya no es la salud que se resuelve con una vacuna, y que la educación pase de ser de una educación que alfabetizaba y básicamente primaria, y algo de secundaria, a una educación que la civilización y la sociedad moderna reclama de conocimientos más avanzados.

Entonces, yo creo que el Estado tendrá dos formas más de recursos, una, porque tenga la combinación de la inversión social y privada en algunos de sus proyectos, y otra, porque la dinámica económica le va a hacer recaudar más recursos, es decir, si la economía está creciendo, va estar recaudando; por ejemplo, si una empresa le va a ir mejor y va a ganar cien pesos, pues de esos cien pesos le da 45 al gobierno, bueno, 15 de IVA y 30 de la utilidad que obtenga. Igual si hay más asalariados con mejores sueldos le va dar más ingresos al Estado.

Entonces, es por los dos lados, el que el Estado tenga más recursos para aumentar su inversión pública en salud y educación, que son básicamente, aparte de la seguridad pública y jurídica, son dos de sus razones de ser del Estado.

HSS:
Pues nada más volverle agradecer, gobernador, muchas gracias.